Las drogas, tus [email protected]

28 julio, 2008 por Lydia Cacho Ribeiro Publicado en Esta Boca es Mía, Noticias | 6 Comentarios »

Mantener satanizado el debate sobre legalizar las drogas impide evidenciar quiénes se enriquecen en realidad con ellas 

En la radio una voz masculina, emotiva y entusiasta nos asegura que la guerra contra el narco va estupendamente bien. Anuncia que nuestros hijos ya han dejado de consumirlas, porque las autoridades consignaron cargamentos de drogas. El cómo llegó el gobierno a la poco científica conclusión de que consignar unas toneladas de droga significa que nuestros hijos ya no consumen es un misterio digno del nuevo Batman.

La guerra tiene sus dificultades, no es preventiva sino simplemente útil para medir fuerzas y mantener un equilibrio entre el crimen organizado y el Estado. Hoy la droga está en todas partes, es cien veces más fácil toparte con un dealer de coca o metanfetaminas que con una biblioteca, un centro de prevención de adicciones o con una secundaria pública. La mayoría de las personas que han probada cocaína y tachas piensa que son tan buenas como un trago de alcohol. Afuera de las escuelas, en los tendajones, con telepizza, un gramo de cocaína cuesta 300 pesos, y de él salen 10 o 15 líneas (una noche completa disfrutando el estado de alerta). Las metanfetaminas son otra historia; sus vendedores son jóvenes; no las perciben como drogas, sino como “alivianes”. Alexa y sus amigas de 19 y 20 años me llevaron a un rave en Cancún. Argumentan que los raves son pacíficos espacios de convivencia. No beben alcohol, sino agua, se divierten y bailan a ritmo tecno. Las tachas les permiten “sentir la música en el alma”. La gente joven que consume drogas tiene argumentos que hay que escuchar, no silenciar, estemos o no de acuerdo, porque en ellos sustentan su persistencia en trivializar el consumo.

La madre de Alexa toma Tafil antes de dormir y Prozac al levantarse. Su padre, por dolores crónicos de espalda, diario toma dos pastillas de Dolac. Todos los adultos en el entorno de Alexa beben al menos tres veces a la semana. Ella critica los estragos del alcohol y no comprende porqué no se legalizan las drogas. Quitarles a muchos la fascinación de lo prohibido cambiaría las cosas, aseguran las jóvenes.

 

El problema no es el alcohol en sí mismo, sino la manera en que se maneja. Lo mismo aplica para las drogas, aseguran. Tomar una metanfetamina no se diferencia en nada a tomarme dos caballitos de tequila, pero a mí, asegura otra joven, no me gusta sentirme fuera de control por el tequila. “Mi padre, los viernes se va en su yate a beber güisqui con sus cuates y llega súper jarra. Yo nunca he quedado tan mal como él por fumar un poco de mota, no hago daño, sólo me río con mis amigos”. El problema, dicen mis interlocutoras, es la hipocresía del sistema. Las drogas están en todas partes y más baratas que nunca. Algo están haciendo mal, dicen: esta guerra sólo ha arrojado muertos.

 

Las personalidades adictivas buscarán de todo, prohibido o no. Educar a la gente para manejar ese tipo de personalidad es fundamental. Mantener oculto y satanizado el debate sobre legalización de las drogas impide también evidenciar quiénes se enriquecen en realidad con su venta y qué motivos ulteriores tiene esta sangrienta guerra, en términos de control social. El discurso moral y del miedo a las drogas no impacta a la juventud. Hay quienes beben alcohol para divertirse y quienes sin él no soportan la vida. El uso de las drogas legales e ilegales responde a los mismos paradigmas. Un debate abierto podría evidenciar porqué y para qué cada vez más jóvenes consumen drogas.

 

 

6 Respuestas a “Las drogas, tus [email protected]

  1. Ramon Mier dice:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en esto. Recuerdo a Bill Maher, haciendo una pregunta totalmente pertinente en torno a las drogas prohibidas “¿porqué su lista es mejor que la mía? y hacía una observación: “hay drogas estúpidas, hay gente estúpida y gente estúpida utilizando drogas estúpidas.”

    No lo se de cierto, pero no me extrañaría que más personas hubieran muerto en la “guerra” contra las drogas de las que han muerto por el consumo de ellas.

  2. Pepe dice:

    Le diste en el clavo, Lydia. Felicidades.

  3. alejandro garcia meza dice:

    si un punto muy importante, en mi opinion creo que lo que han olvida o no quieren darle propaganda es al que yo llamaria drogadicto responsable.

    nunca han inculcado lo que son las responsabilidades y el respeto al poder de las drogas nunca les dan la suficiente confiansa en ellos mismo para deicr no. si muhcas drogas son estupidas pero hay unas que aportan algo pero que son solo como catalizadores de la verdad siempre y cuando uno mismo las quiera alcazar siempre esta en uno .

    resposabilidad a la hora de drogarse. hasta en la forma de drogarse saber lo que se estan metiendo y las concecuencias fisicas mentales,sociales y familiares

  4. Edo dice:

    Que interesante…te doy toda la razon Lydia

  5. Mario dice:

    Hola quisiera recomendar una clínica para adicciones, visiten su sitio:

    http://www.fundacionvida.org.mx/

    y recuerden que siempre hay una solución para las adicciones.

  6. Hay muchas causas “visibles” para la adicción a las drogas, desde los padres que faltan hasta la venta en la tienda de la esquina.

    Pero lo realmente dràmatico es que los traficantes han pasado de la clandestinidad al protagonismo. De perseguidos a heroes. De parias a personajes.

    Ya hay cantantes para narcos, canciones de narcos, santos para narcos y ahora hasta politicos narcos como Yunes.

    Creo que una tarea de cualquier ciudadano es enterarse de quienes son los candidatos y votar por los que le parezcan mejor. El primer paso es un bien sistema de gobierno. Sin ello cualquier propuesta es puro aire.

Deja un comentario

Libros

Twitter