Exige la OIT que Marín renuncie y que se encarcele a los protectores de Nacif Borge

27 agosto, 2006 por Lydia Cacho Ribeiro Publicado en Noticias | Sin comentarios »

Martín Hernández Alcántara
La Organización Independiente Totonaca (OIT) exigió la renuncia del gobernador Mario Marín Torres, el encarcelamiento de los protectores del apostador Kamel Nacif y que “cese el hostigamiento y cancelación de las órdenes de aprehensión contra los periodistas”, amén de las afrentas contra los pueblos indios de la entidad.

La OIT envió a esta casa editorial un comunicado en el cual denuncia que el 27 de febrero se apersonó en Huehuetla a Aurelio Alejo “delegado de (la Secretaría) de Gobernación para atender los diversos problemas de violación de derechos humanos del pueblo totonaca. Nuestra dirección fue convocada a las 12 de la tarde en las oficinas del presidente municipal Víctor Manuel Rojas Solano, reunión a la que asistimos en la cual sólo recibimos insultos y amenazas para que los miembros de la OIT dejen de organizarce y abandonen la defensa de sus comunidades. Ante la petición del delegado de Gobernación para que se le dé la oportunidad de hablar en la asamblea comunitaria de la Organización Independiente Totonaca, que a esa hora estaba integrada por tan sólo de 800 de sus miembros activos, ante tal petición nuestra dirección acepta este dialogo con respeto, cosa que nunca hemos recibido de ellos” (sic).

A la 1 de la tarde, continúa la narración, “el delegado de Gobernación se presenta ante el pleno de nuestra asamblea, que ante esto aprueba por unanimidad: la expulsión pacifica de esta persona, pues consideramos que este acto sólo representa un acto de provocación hacia el pueblo totonaca”.

Recuerda entonces que “la historia de los pueblos, es la historia de sus luchas, de sus aspiraciones y esperanzas de construir una sociedad menos injusta y con mejores oportunidades para todos. La historia de los gobiernos en nuestro país es la historia de los usurpadores, del lucro y de la violencia. La misma historia que los reconoce como lo que verdaderamente son: el régimen despótico, bonapartista, que se ostenta como legítimo aunque para eso use la mentira, que se erige como democrático aunque para eso use la dictadura, que se manifiesta justo aunque para eso use la violación sistemática, que se eleva como defensor de los pobres usando ropaje de reyezuelo, que se ostenta como verdadero, aunque para eso eche mano de la retórica perversa, que osa ser transparente y limpio, aunque por dentro esté en su estado final de putrefacción”.

“Gobierno no es sinónimo de democracia, partidos no es sinónimo de pluralidad, ley no es sinónimo de justicia, Kamel Nacif no es sinónimo derechos humanos, Mario Marín no es sinónimo de gobernabilidad, pero Kamel Nacif sí es sinónimo de Mario Marin; el poder tras el poder, la fuerza ostentosa del mercado y el dinero dictaminando y ejecutando todo el espacio y espíritu de las leyes, usándolas a su antojo, a su conveniencia. El gobierno servil qué como un autentico capataz, sin mediar un ápice de vergŸenza, quiere aplastar e intenta arrodillar la voluntad de todo un pueblo”.

“Los pueblos construyen y forjan su propia historia, lo hacen a contracorriente, a contramarea, contra él se levanta el gran muro de la indignidad y la desfachatez, contra él se levanta la muerte de sus mejores hijos, contra él se levanta todo un régimen que le persigue, que le hostiga, le intimida, le encarcela, le golpea, le desaparece; contra él todo el aparato del estado para que la verdad, nuestra verdad, la de los olvidados nunca se conozca, nadie la mencione, nadie la recuerde, nadie hable de ella, para que nadie haga nada por nadie. Contra él se levantan los barrotes carcelarios y los juicios oprobiosos de jueces que actúan por consigna”.

“Vaya filosofía para gobernar aquella que persigue y encarcela a aquélla persona por el solo hecho de manifestar lo que piensa, lo que siente, o por el hecho de escribirlo, a publicarlo a darlo a conocer”.

“Qué nos va a prometer ahora, con qué nos quiere embaucar, cuál es ahora su ofrecimiento, 800 pesos como lo hizo en noviembre del año pasado, a caso cree que la dignidad tiene precio, 800 pesos para comprar nuestro silencio, 800 pesos para comprar nuestra palabra, 800 pesos cree que son el valor de las razones del pueblo totonaca”.

“Se equivoca nuevamente señor, nuestra historia no tiene precio, nuestras razones no se cuantifican ni se sostienen por su valor monetario, nuestra palabra no entra en las redes del mercado de la pederastia, nuestros derechos y principios no se mendigan, el espíritu y ejemplo de nuestros muertos no están a la venta”.

“Por lo que la Organización Independiente Totonaca exige lo siguiente: renuncia inmediata del gobernador Mario Marín. Castigo a todos los responsables de dar protección al pederasta Kamel Nacif. Cese el hostigamiento y cancelación de las órdenes de aprehensión contra los periodistas y cese el hostigamiento en contra de los miembros de la OIT”.

El documento está firmado por Salvador Vega García, Mateo Vega García y Clara Manzano Rivera, respectivamente presidente, secretario y tesorera de la Organización Independiente Totonaca.

Piden garantías para periodistas
Por otra parte, se supo que el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo exigió al gobernador Mario Marín garantías para los periodistas que trabajan en Puebla.

El periódico econsulta, en su edición oaxaqueña, publicó que el pasado fin de semana los integrantes del foro “se pronunciaron en contra de la creación de la Fiscalía para defender a los periodistas porque no servirá de nada, ya que el objetivo será mediatizar las denuncias y someterlas a la maraña burocrática y legaloide como pasó con la Fiscalía Especial pata los Delitos del pasado que sirvió para absolver a los agresores y se convirtió en una mascarada del gobierno de ultraderecha para proteger a personalidades del sistema”.

“En rueda de prensa, y después de dar lectura al segundo manifiesto para la formación del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo, que consta de 20 puntos, Juan Sosa Maldonado, del grupo Zapotecos de Loxicha, comentó que las organizaciones no gubernamentales que se reunieron en Oaxaca repudiaban de manera enérgica la campaña de represión en contra de la periodista Lydia Cacho que Mario Marín, gobernador de Puebla, planeó con alevosía y ventaja junto con personajes de negro historial. Asimismo, exigieron la cancelación de los procesos judiciales contra los periodistas Fermín Alejandro García y Martín Hernández Alcántara, ambos de La Jornada de Oriente, y Julio Martínez, del diario Síntesis de Puebla”.

Deja un comentario

Libros

Twitter