Fábricas del mal

24 agosto, 2008 por Lydia Cacho Ribeiro Publicado en Artículos, Noticias | 3 Comentarios »

PLAN B *

Lydia Cacho

 

Hace unos días impartí un taller ante un grupo de jueces, ministerios públicos y policías investigadores. Hablamos sobre explotación sexual infantil. Cuando comencé a enumerar los síntomas del agotamiento emocional que sufren quienes atienden a víctimas de delitos, todos asentían, como el paciente que ante una médica se atreve por fin a hablar de sus padecimientos. Gastritis, colitis nerviosa, insomnio, ansiedad, depresión, beber y comer compulsivamente, y una  disminución de la libido.

Pregunté cuantos de ellos y ellas se llevaban en la mente a las víctimas de secuestro o de violación a casa, o cómo endurecen el corazón para no sufrir hasta enloquecer; la mayoría asintió. Miradas cansadas y algunos a punto de llorar; desde un juez de sesenta años, hasta una Ministerio Público de veintiocho años. Esta experiencia me lleva a preguntar si las personas de quienes depende el sistema de justicia penal están sumidas en estados de miedo, depresión y ansiedad. ¿Cómo escalar ese impedimento para que sean efectivos y a la vez mantengan una salud emocional mínima?

Luego del secuestro y asesinato de Fernando Martí, los medios y una parte de la sociedad se han volcado a exigir seguridad. Las peticiones desesperadas van desde la absurda solicitud de una policía militar, hasta cárceles especiales para secuestradores. Uno de los problemas radica en que para que el secuestrador llegue a la cárcel se necesita de una cadena de expertos que va desde quien responde al teléfono de emergencia, hasta la policía investigadora, pasando por el Ministerio Público y el Juez.  Por un lado prometen que habrá policías honestos, pero de 8,000 plazas que la SSPF abrió el año pasado, solo 3,500 persona acudieron a pedir trabajo como policías. Nadie quiere pertenecer a cuerpos de seguridad desprestigiados y desprotegidos. En el supuesto de que logren contratar a quienes se necesitan, el gran reto de las autoridades consistirá en asegurar que el propio sistema eduque a los cuerpos policíacos para hacer el bien como misión esencial.

 Para que un policía se corrompa pasa por un proceso paulatino de agotamiento emocional sin contención, desensibilización, frustración por un sistema en el cuál si atrapa a diez criminales, solo uno termina condenado. Le sigue el discurso de muchos: si mi jefe recibe dinero ¿por qué yo no? Contrario a lo que suponemos comúnmente, la mayoría de policías que se asocian con bandas criminales, pasa por un largo proceso que les lleva de haber creído que podrían hacer el bien de manera profesional, y hacer la diferencia para su comunidad, a juzgar que nada tiene remedio y que es mejor aliarse con los malos; ellos no solamente pagan mejor, también les dan sentido de pertenencia y les ofrecen protección.

La experiencia internacional nos demuestra que un buen cuerpo policiaco precisa del equilibrio entre el entrenamiento técnico para investigar, descubrir y detener a los criminales, y una educación ética apoyada por programas de salud mental. Sabemos que el miedo y la rabia son malos consejeros para la sociedad y las autoridades. La violencia genera más violencia, entrenar a los policías para hacer el mal, para ser crueles y desalmados, se revierte contra la sociedad. El odio genera odio, La paz y la ética fomentan el bien social. Mientras las autoridades no lo entiendan, seguirán promoviendo falsas promesas y fábricas del mal. www.lydiacacho.net

*Plan B es la columna publicada todos los lunes en El Universal y otros diarios del paìs por Lydia Cacho.

 

3 Respuestas a “Fábricas del mal”

  1. elizabet reyes dice:

    lidia, estoy de acuerdo contigo, porque para mis adentros he pensado, que lo que se ésta proponiendo no es la solución, es una trampa, que además puede que desde EE.UU. la esten orquestando, porque preguntemonos quien se beneficia con el caos que ésta viviendo nuestro país?, quien vende las armas?, quien controla realmente el narcotrafico a nivel glogal?. y quien nos quiere divididos y con miedo?

  2. Ariza dice:

    Hola,

    Soy Mexicana y vivo en los Estados Unidos desde hace ya 20 años. He venido siguiendo y leyendo tus publicaciones y quisiera felicitarte y motivarte a ti y a todos aquellos mexicanos que estan en posicion de influir el cambio. Yo he dedicado my carrera a trabajar para el sector no lucrativo, trabajo con fondos del gobierno en programas sociales como vivienda, educacion, desarrollo economico, etc. Muchas veces me he preguntado como poder duplicar en Mexico el sistema establecido en US de programas que han sido probados y arrojado resultados de exito. Tenemos las mismas cualidades humanas y las mismas caracteristicas..que estamos esperando?

  3. Edgar P. dice:

    ES MUY CIERTO: ¿PARA QUE ME QUEMO LAS PESTAÑAS SI UN FULANO CON MENOS EDUCACION Y ETICA QUE YO LO PREMIAN CON ASCENSOS Y TRATO PREFERNCIAL EN LAS CORPORACIONES PUBLICAS Y PRIVADAS?.

    ASI CUALQUIERA!!!

    PERO AUN ASI SIGO EN LA LUCHA, POR QUE AUN CREO EN QUE ESTA SOCIEDAD PUEDE MEJORAR.

    EXCELENTE ARTICULO LYDIA!!!

Deja un comentario

Libros

Twitter