Archivo del enero, 2011

“Trafics de femmes” C’est excellent!

27 enero, 2011 por ricardo

Lydia Cacho est l’une des journalistes les plus connues au Mexique. Ses enquêtes -notamment celles sur les réseaux de pédophiles impliquant des hommes politiques très hauts placés- ont souvent eu un très fort impact social, lui valant même d’être détenue dans la plus totale illégalité sur ordre du gouverneur de l’état de Puebla, Mario Plutarco Marín Torres (PRI).
Elle vient de se voir attribuer il y a quelques mois le statut d’”Héroïne de la Liberté de la Presse“ par l’Institut International de la Presse (IPI) en récompense de son travail en faveur d’un journalisme libre et de la défense de la Justice et des Droits de l’Homme.

Chaque année 1,4 million de personnes, en grande majorité des femmes et des petites filles, sont achetées et revendues, comme une matière première, au point que le commerce sexuel est devenu, avec la vente d’armes et le trafic de drogue, le plus rentable du monde.
Dans cette enquête, d’une ampleur sans précédent, menée durant six ans sur trois continents, la parole est donnée à tous les acteurs : les victimes et les trafiquants, les intermédiaires et les clients, les proxénètes et les mafieux…
Cet ouvrage unique qui constitue un tour du monde de la traite des êtres humains à des fins d’exploitation sexuelle nous mène au Japon, au Cambodge, en Birmanie, au Vietnam, mais aussi en Argentine, au Mexique, ainsi qu’en Turquie et au Moyen-Orient… L’auteur y décrit comment les armées de tous pays se procurent des prostituées auprès des mafias, comment les Européens s’offrent des femmes ou des fillettes avec l’accord des autorités des pays les plus pauvres, comment les trafiquants recrutent leurs victimes et les maintiennent sous domination. Dans un système libéral où tout est à vendre, mafieux, hommes politiques, militaires, entrepreneurs, industriels, leaders religieux, banquiers, policiers, juges, hommes de la rue… forment une chaîne du crime trop bien organisée.
Un livre-choc, une enquête minutieuse, de nombreuses révélations, des témoignages bouleversants et des actions concrètes pour entrer en lutte contre la prostitution forcée.
L’écrivain et journaliste mexicain Lydia Cacho, ambassadeur à l’ONU pour le trafic de la campagne “Blue Heart’contre la traite des êtres humains.
*Lydia Cacho est écrivaine, journaliste et militante des droits des femmes, dont l’action a été couronnée de nombreux prix (http://www.unesco.org/fr/rapprochement-of-cultures/high-panel-on-peace/composition-of-the-high-panel/lydia-cacho/). A la parution de son livre, en 2005 Los Demonios del Edén : el poder detrás de la pornografía* dénonçant les abus sexuels contre les enfants et les cercles pornographiques de Cancún, Lydia Cacho a été illégalement arrêtée, maintenue en détention, physiquement maltraitée et menacée de viol et de mort. D’après certaines informations, ces épreuves seraient imputables à des ordres donnés par le gouverneur de l’Etat de Puebla, Mario Marín, en collusion avec Kamel Nacif Borge, un homme d’affaires de Puebla (un état du centre, proche de la capitale) que Lydia Cacho avait mis en cause dans son livre. Elle a été la cible pendant un an de poursuites en diffamation intentées par Nacif Borge, avant d’être blanchie de ces accusations en 2007. Lydia Cacho continue d’être menacée pour ses écrits.
* Les démons de l’Eden : le pouvoir derrière la pornographie

En France: Trafics de femmes dans Nouveau Monde éditions

Letter from Mexico

25 enero, 2011 por ricardo

Our right to happiness

A letter from Mexico

By Lydia Cacho*

I was six years old when I had my first glimpse of what it meant to be a Mexican female citizen. Since then I have spent my life figuring out why most people ignore the fact that all humans, gender construction aside, have rights to happiness and freedom. Compassion is the force that can lead to change and make these rights a reality for everyone.

The year was 1971, and it was June, my favorite month because the sunshine embraces life and the blossoming trees paint Mexico City into an “eternal” spring paradise. I thought I was quite grown up and ready to listen to adult conversations. My mother, a feminist and psychologist, and some of her friends were discussing in the living room of our middle-class apartment the increasing authoritarianism of the Mexican government.

In northern Mexico police had cracked down on a students’ movement, and most of the students had “disappeared.” I could not grasp the concept of disappearances. Later my mother explained that the country was going through a “dirty war” in which things were often not as they appeared, and my mother stressed that solidarity was a must. Although the country seemed calm and stable to the outside world, the President did not like social movements against injustice nor did he like people rebelling against poverty or the lack of freedom of the press. On television there was a monopoly that still stands today. So we sat every night with my mother and father to watch Jacobo Zabludovsky, the star anchorman dedicated to hiding reality and recreating a new truth for all Mexicans to believe in: the realm where submissiveness and corruption could help you achieve the Mexican dream.

By the time I was twelve, I knew that Mexicans had two realities. The one shown on Televisa and in the main newspapers where the President was always right and where women should behave and respect the Catholic Church’s mandates: They had to stay in the kitchen, not have sex, be submissive, and never be involved in social protests (In that world, real women, such as my grandma, my mother, my sisters, and I, did not fit at all)

The other world was challenging but real. I knew the power of knowledge: In 1880 Mexican women had created the first feminist newspaper, and in 1953, ten years before I was born, women could vote in my country. I knew the president lied when he said the poor were miserable because they were lazy. My mother took me to work with her in the slums around town, and she showed me that the kids there looked like me, except that they had no food or chance to get an education. Part of the problem was that Mexican politicians would rather have their constituents begging for food and shelter than demanding education transparency and democracy.

I became a true citizen at an early age. I learned the genuine power of words and of freedom of expression. I never felt ashamed of being a girl/woman. But I also knew that I lived in a country where the ones that claimed their own voice would disappear or be killed. Later on I learned, firsthand, that women would often be raped as punishment before they were incarcerated by the powers that be.

From 1968 until I was a teenager in 1980, more than three thousand young men and women who organized and waged a discursive battle challenging the legitimacy of the State’s rhetoric were assassinated, incarcerated, or went missing. I grew up in a Mexico governed by a single political party, the PRI, which monopolized power for seventy years. These politicians evolved within a corrupt system. They invented new ways of living by a double standard in every aspect of life. Women had rights, but machismo and misogynist policies were reinforced by the political strength of the Catholic Church within the State. The best movies of Mexican cinema’s golden age depict the making of a macho culture that recreated women’s identities with the motto: “A man without a woman is half a man, and a woman without a man is nothing at all.”

By the time I had sex for the first time, my mother had already taken me to the doctor to ensure that I would be safe and prepared. I was convinced that every woman had a right to a happy, healthy, and safe sexual and reproductive life. Sadly, I knew that only two out of every ten women had the opportunity to exercise that right.

With my family I traveled by car through the mighty mountains of Chiapas, where indigenous girls were sold to be married and to be domestic slaves for rich city people. From the mountains of the north to the rivers in the south, millions of Mexican women knew they had no right to own land, speak Spanish, or go to school. I learned skin color divided my people between Indian, Mestizo, and White. My country was blessed with amazing rivers, lively jungles, deserts, and beaches, as if it were a sample of the perfect world. However, the government took the land from the farmers, forcing them to emigrate to the U.S. to escape poverty and violence. We had enough oil to become a rich nation, but politicians stole the money for themselves and their political parties.

When I was 26, I traveled as a journalist, listening to women’s voices and echoing their words. I had a radio program, and women often called to ask for the secret of liberation. I had nothing to offer them, except the hope that one day we would fight for freedom with our own tools. I opened a shelter for battered women and children who had been victims of trafficking. We understood all too clearly how poverty and inequality promotes sexual slavery. I traveled to Ciudad Juarez and wrote about the genocide of women, later called “femicide.” Six thousand women and girls have been killed in my country just for asking for women’s rights and freedom. In 2006, three thousand policemen arrested 60 women protestors in Atenco, raped them, and incarcerated them by orders of the man who most likely will become Mexico’s next President in 2012.

It is 2009. I am 46 years old. My country is bleeding under a “war against drugs.” The government calls for patriotism, but they are really hoping that this warrior spirit will bring people together on their side. Most women refuse to celebrate such militarization and assassination.

From 2009 until today (2011) more than 30 thousand people have been killed in two-and-a-half years due to the war. The drug price has gone down so much that we have more addicts than ever in our history. The drug lords know that the illegal market is a bleed valve that releases the pressures of social exclusion. Organized crime has been able to carry out the massification of illegal markets. Criminals know the legal markets are only open for the Mexican elite. Delinquency is a form of life for thousands of people in my country. We are 120 million people. More than half are as poor as the poor in Africa. Women in Chiapas live as do the poorest women in Pakistan. After all these years of confronting the powers that be, we have discovered the result of an unpartisan government, and now a right-wing war-prone President has made violence an official tool for social control. While the government tells the world we belong in a league with developed nations, gender inequality is our reality and femicide persists from north to south.

As the war against drugs fails, all crime increases. Violence against women becomes more evident and cruel. Real access to justice decreases. The new Government is incapable of administering justice. In its 70 years of governance, the PRI party created and maintained a corrupt criminal justice system, and justice is still only for those who have the money to pay for it. There is no Rule of Law in Mexico. Social movements are criminalized. Journalists disappear or are assassinated. Mexico has only 34 shelters for battered women, and all of them are run by female non-government organizations. Last year, two Human Rights activists I loved and admired where assassinated in Ciudad Juarez. Marisela, the mother of Ruby a young girl murdered by her boyfriend, and Susana a poet that coined the phrase we all use “Ni una muerta más”.

Death surrounds us and we search for life and love and dignity, as we will not surrender to the anger that perpetrates violence. We search for light and justice, and we know we will only find them if we walk the talk, by never recurring to violence. Instead, we share the wisdom of our teachers, the ones that came before us to let us know what equality truly means. We know the Constitution is only ink and paper if we do not make sure we are fully recognized as citizens and not slaves of power.

Along with millions of Mexicans, every day I explore my ability to listen, to understand, to feel empathy, to question, to be truthful, to be ethical. I develop ways to add insight and perspective to the coverage of human tragedy and human development. I also fight–as many colleagues do–to stay alive. I find myself in the uncanny position of a heroine just for exercising–with dignity–my right to freedom and justice.

I am grateful to my mother for teaching me the power of freedom and for helping me to understand that we cannot be a free people as long as we do not share that right with others. Most of all, I know the true power to build peace and equity lies in our ability to choose, everyday, not to live in fear and to never give up our right to happiness, love education and a safe home to reunite.

*Lydia Cacho is a Mexican Award winning Journalist, Author of “Slaves of power: a journey into sex trafficking of women and girls around the world”. She is a vocal activist for women´s rights and founder of CIAM Cancun a high security shelter for victims of gender violence and survivors of Human Trafficking www.ciamcancun.org.

www.lydiacacho.net / Twitter: @lydiacachosi

FARSA DEL DEBATE DE PEÑA NIETO

20 enero, 2011 por ricardo

Ante la oleada de reclamos de la sociedad,luego de que represenates del PRI se engaran a aplicar la Alerta de Género en EDOMEX para proteger a su precandidato presidencial, Enrique Peña Nieto decidió lanzar una cortina de humo sobre los feminicidios cometidos en su Estado. Ha declarado que llevará a cabo “foros para debatir los feminicidios”. El gobernador llegó cuatro años tarde,los femincidios en todo México no solamente están debatidos y documentados sino que existe una Ley general para todo el país y un Sistema Nacional que buca prevenir y sancionar la violencia feminicida contra las mujeres.
LO QUE DEBES SABER PARA QUE NO TE ENGAÑEN:

La declaratoria de alerta de violencia de género tiene por objeto fundamental garantizar la seguridad de las mujeres, el cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades producidas por la existencia de un agravio comparado a través de acciones gubernamentales para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, y en esta ocasión no procedió el inicio de la investigación.

El Sistema Nacional se conforma por los 32 mecanismos estatales para el adelanto de la mujer, por las Secretarías de Gobernación, de Desarrollo Social, de Seguridad Pública, de Educación Pública, de Salud; el Instituto Nacional de las Mujeres, la Procuraduría General de la República, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia.
Anteriormente se solicitó Alerta de Género para Guanajuato (PAN) y se están preparando solicitudes para otros estados en que ha aumentado la violencia específicamente dirigida contra mujeres y niñas, no relacionada con otro tipo de delitos violentos que ya están cubiertos por otras leyes vigentes.
¡EL FEMINICIDIO NO SE DEBATE, SE COMBATE!

LA VERDAD SOBRE EL CASO MARISELA ESCOBEDO

13 enero, 2011 por ricardo

Las organizaciones Justicia para Nuestras Hijas y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) comparten con la ciudadanía y los medios de comunicación, la información que tienen derivado del acompañamiento a Marisela Escobedo, en su búsqueda de justicia, y solicitan su apoyo para exigir al Estado mexicano asuma su responsabilidad.

1. El Nuevo Sistema de Justicia Penal sí sentenció al asesino de Rubí.

Algunos medios han publicado que un tribunal oral absolvió a Sergio Rafael, sin embargo hay insuficiente información sobre el proceso legal porque Sergio sí fue condenado en segunda instancia a 50 años de prisión.

Inicialmente, un tribunal de juicio oral absolvió a Sergio Rafael a pesar de que el acusado condujo a la policía al lugar en que había depositado el cadáver de Rubí y además pidió perdón a la madre. Cuando se celebraba la audiencia del juicio, Marisela narró en forma desgarradora todas las investigaciones que había realizado y el sufrimiento que estaba viviendo, sin embargo la jueza presidenta le pidió a Marisela que se callara, argumentando que debía “respetar el tiempo de los demás ya que hay muchos testigos. Usted no es la única, señora”.

El 30 de abril de 2010, los jueces absolvieron al asesino. El video ha sido difundido por los medios, gracias a que los principios del nuevo sistema acusatorio son la presencia de los jueces frente a las partes, la videograbación de todas las audiencias, la oralidad, la inmediación y la publicidad. Estos principios permiten que la ciudadanía y los medios presencien los juicios, y justamente y por primera vez, evalúen la actuación de los juzgadores.

La solución no es encapuchar a los jueces, como pretende el gobierno del estado, porque volvería aún más difícil la evaluación de su actuación y limitaría la rendición de cuentas de los juzgadores. Tampoco se deben adoptar medidas regresivas que impidan que la ciudadanía conozca cómo los jueces dictan sentencias en audiencias videograbadas y públicas.

La transparencia que brindó el sistema acusatorio fue fundamental para que la ciudadanía juzgara a los jueces, la sentencia absolutoria causó indignación y ante la presión de la propia Marisela por el fallo de los jueces, el entonces gobernador Reyes Baeza ordenó la creación de una Comisión Interinstitucional para el seguimiento del caso Rubi Frayre Escobero, integrada por: la Secretaría General de Gobierno, el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, la Procuraduría de Justicia, la Barra y Colegio de Abogados de Ciudad Juárez, el Congreso del Estado, la Defensoría Publica, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Mesa de Mujeres de Juárez y las representantes del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM ) y de Justicia para Nuestras Hijas, organización a la que pertenecía Marisela, estas dos últimas organizaciones fueron representantes legales de la víctima.

En esta Comisión Interinstitucional, después de un diagnóstico elaborado a la luz de la sentencia de tratados internacionales y de la sentencia de la Corte Interamericana en el caso “campo algodonero”, se documentaron las omisiones y negligencias de funcionarios públicos y jueces, como por ejemplo la negativa a recibir la denuncia de Marisela por la desaparición de su hija Rubí; la omisión en la aplicación del protocolo Alba, que obliga a la coordinación de instituciones y corporaciones policiacas federales estatales y municipales ante la desaparición de una mujer en Ciudad Juárez; el retraso injustificado de más de 40 días para buscar los restos de Rubí en el lugar donde se les había señalado; entre otras muchísimas irregularidades.

Las observaciones se fundamentaron en la revisión jurídica del expediente y se elaboraron recomendaciones concretas para los tres poderes del estado y para la federación que sin embargo, hasta ahora han sido desestimadas.

El 20 de mayo de 2010, se realizó un nuevo juicio, esta vez, ante un tribunal de casación integrado por los magistrados José Alberto Vásquez, Flor Mireya Aguilar y Roberto Siqueiros Granados, en donde participaron como coadyuvantes Marisela Escobedo y la Lic. Lucha Castro.

El Tribunal de Casación anuló la sentencia absolutoria, emitió una sentencia contra Sergio Rafael Barraza Bocanegra, condenándolo a 50 años de prisión, y giró una orden de aprehensión.

2. La Procuraduría General de la Republica y la Procuraduría del Estado de Chihuahua tuvieron más de 200 días para detener a Sergio Rafael, asesino de Rubí

Desde el 20 de mayo hasta el día en que Marisela fue asesinada, pasaron más de 200 días, tiempo que tuvo la Procuraduría del Estado y la Procuraduría General de la República para ejecutar la orden de aprehensión y detener a Sergio Rafael por el asesinato de Rubí.

Marisela constató, cuando acudió a las representaciones de la PGR en diversos estados, así como a las procuradurías locales que nadie lo estaban buscando y que no había acuerdos de cooperación. Incluso, en Zacatecas no tenían la orden de aprehensión, a pesar de que la Procuraduría la habría enviado a ese lugar.

En julio de 2010, ante la evidencia de que ninguna autoridad lo buscaba, Marisela acudió a la Ciudad de México para solicitar audiencia con el Presidente Calderón y con el Procurador Arturo Chávez Chávez. Ambos se negaron a recibirla.

3. El gobierno federal y estatal fueron informados de las amenazas y vulnerabilidad en que se encontraba Marisela y fueron omisos en brindarle medidas de protección.

A finales de noviembre, 20 días antes de su asesinato, Marisela acudió a la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México, en donde se entrevistó con funcionarios y les expuso su situación de vulnerabilidad y riesgo.

El 8 de diciembre, Marisela se entrevistó con el fiscal del estado de Chihuahua en donde nuevamente le informó sobre el riesgo en el que se encontraba por realizar ella misma las investigaciones que les correspondería hacer a la fiscalía.

El Estado mexicano hizo caso omiso. Recordemos que de conformidad con la Corte Interamericana y los estándares internacionales de derechos humanos, los estados son responsables por acción y también por omisión. Por ejemplo, en este caso, es evidente la falta de implementación de políticas públicas para prevenir la violencia contra las mujeres en Juárez; la negativa para recibir inicialmente la denuncia de desaparición y posteriormente la negativa a buscar a Rubí y activar el protocolo alba para localizar a mujeres desaparecidas. Es clara la negligencia de los funcionarios federales y estatales que se negaron a brindar protección a Marisela, en un contexto de discriminación contra las mujeres y de grave riesgo.

Por eso, resulta insuficiente sancionar únicamente a los jueces del primer tribunal. El feminicidio de Marisela Escobedo es un crimen de estado, por el desprecio y graves omisiones del gobierno federal y estatal.

El mismo 8 de diciembre, después de entrevistarse con el fiscal general de Chihuahua, Marisela instaló un campamento en la Cruz de Clavos NI UNA MÁS, en la Ciudad de Chihuahua y declaró “No me voy mover de aquí hasta que detengan al asesino de mi hija”. Estaba dispuesta a pasar navidad y año nuevo en ese lugar emblemático, en el que apenas el 25 de noviembre pasado, había participado en una manifestación junto con las madres de Justicia para Nuestras Hijas, para colocar en la cruz, más de 300 nombres de las mujeres que han sido asesinadas en el estado de Chihuahua en 2010.

4. Propuestas

Ante estos hechos, solicitamos a la ciudadanía a que llame, envíe correos electrónicos o mensajes de twitter en donde solicite al presidente Calderón (@felipecalderon) y al gobernador Duarte (@goberduarte) los siguientes petitorios:

* Investigar y sancionar los feminicidos de Rubí Fraye y Marisela Escobedo.
* Publicar los resultados de la Comisión Interinstitucional para el seguimiento del caso Rubi Frayre Escobero.
* Reanudar los trabajos de la Comisión Interinstitucional y extensión de su mandato para revisar el feminicidio de Marisela a fin de responsabilizar a las/los funcionarios públicos omisos.
* Otorgar una reunión urgente con el Presidente de la República, Felipe Calderón, el Procurador General de la República, Arturo Chávez Chávez, el Gobernador de Chihuahua, César Duarte y el Fiscal, Óscar Salas.
* Implementar de inmediato medidas de protección y garantías para las defensoras de derechos humanos de Chihuahua, en especial para las integrantes de Justicia para Nuestras Hijas y el CEDEHM.
* Cumplir con las resoluciones de la sentencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el caso Campo Algodonero.
* Consultar con la ciudadanía y organizaciones de derechos humanos, las iniciativas para reformar el sistema penal.

Justicia para Nuestras Hijas y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) agradecemos el abrazo solidario que estamos recibiendo de todo el mundo. Su compromiso nos apoya en la decisión que hemos tomado de honrar la memoria de nuestra compañera MARISELA, defensora de derechos humanos, continuando su lucha por el acceso a la justicia.

Lic. Luz Esthela Castro Rodríguez
Coordinadora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres A.C.
Avenida Juárez Número 4107 Col. Centro
Chihuahua, Chih, Mèxico.
Página Web: www.cedehm.org

El Estado de México: Feminicidios ignorados

12 enero, 2011 por ricardo

EVITAN DECLARAR ALERTA DE GÉNERO POR FEMINICIDIOS EN EL ESTADO DE MÉXICO
· La violencia feminicidia no es un asunto prioritario para algunos Estados del país: el mensaje

Con 20 votos a favor, 11 en contra y 2 abstenciones, el Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia determinó declarar improcedente la solicitud de alerta por violencia de género en el Estado de México por los casos de feminicidio.
Esta determinación -sin apego a una consciencia de género, a una responsabilidad ética y al respeto a los derechos humanos de las mujeres y niñas- se realizó ignorando todos los tratados internacionales de derechos humanos de las mujeres y convenciones que nuestro país ha signado en la materia, así como pasando por alto la obligación de los Institutos de las Mujeres de todo el país para defender y promover los derechos humanos de las mujeres y niñas.
Con esta decisión se demuestra que las violaciones graves a los derechos humanos de las mujeres en nuestro país, no son un tema prioritario para la mayoría de los Estados, quienes lejos de atenderlo de manera inmediata y buscar establecer acciones urgentes de prevención de la violencia contra las mujeres y niñas, prefieren proteger los intereses políticos de sus gobernantes.
En la solicitud de alerta de género formulada por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos de las Mujeres se sustentó con información oficial del propio Estado de México (Procuraduría General de Justicia del Estado, Comisión de Derechos Humanos del Estado, entre otros) que demuestra que existen alarmantes niveles de violencia contra las mujeres, un patrón sistemático de violencia feminicida y un contexto de impunidad en estos casos.
Entre los alarmantes datos que se destacaron para sustentar la petición, se encuentran los proporcionados por la propia Procuraduría del estado de México que reportó 4773 denuncias por violación en año y medio, y 922 homicidios dolosos contra mujeres cometidos entre enero de 2005 y agosto de 2010. De los 922 homicidios dolosos de mujeres, destaca que las autoridades ignoran o desconocen quién es el homicida en el 56.72% de los crímenes y sólo en los casos donde el asesinato fue cometido por una persona conocida (pareja, familiar o vecino), la autoridad conoce la identidad del victimario (35.47%), contrario a esta información, las autoridades han pretendido reducir la problemática del feminicidio al ámbito familiar.
La violencia feminicida documentada por los organismos mencionados se refiere a los 10 municipios más poblados siendo estos: Ecatepec, Netzahualcóyotl, Tlalnepantla, Toluca, Chimalhuacán, Naucalpan, Tultitlan, Ixtapaluca, Valle de Chalco y Cuautitlán Izcalli.
Cabe mencionar, además, que en el Cuarto Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos de los Migrantes en Tránsito por México, el Estado de México es una de las tres entidades del país con los niveles más altos de violencia contra este sector.
A pesar de los argumentos sólidos y contundentes a favor de la declaración de alerta de género, la votación en la que participaron las Representantes de los mecanismos para el adelanto de las mujeres de las entidades federativas, determinaron que la declaratoria era improcedente.
Quienes se opusieron irracionalmente e intransigentemente a la aprobación de la investigación preliminar a la declaratoria de alerta refirieron una supuesta falta de certeza de las estadísticas expuestas, manipulación de intereses partidistas, la utilización de las mujeres como un pretexto para atacar al Gobernador del Estado y una clara politización como trasfondo de este asunto.
La representante del Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social del Estado de México, Lorena Cruz Sánchez y la asesora jurídica de la entidad, lejos de argumentar razones de fondo, se concretaron a desacreditar las actuaciones de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, señalando que las acciones fueron sesgadas, pues la notificación sobre la solicitud de alerta fue realizada en días inhábiles y sin que se haya realizado una investigación a fondo sobre los señalamientos referidos por las organizaciones sociales. Estos fueron argumentos verdaderamente legaloides.
Por su parte, la Directora General del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México, Martha Lucía Mícher Camarena, defendió la procedencia de la solicitud presentada y aclaró que esta figura no es un enjuiciamiento para el estado de México ni para su gobernador sino un procedimiento administrativo preventivo y de investigación que busca inicialmente conformar un grupo de expertos y expertas en perspectiva de género que daría su opinión para que posteriormente se analizara la procedencia o no de la declaratoria de alerta de violencia de género. Así mismo, precisó enfáticamente que la investigación preliminar busca garantizar la seguridad de las mujeres víctimas de violencia y que se concreta mediante el conjunto de acciones de emergencia que el gobierno, en su caso, implementaría para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado.
Martha Lucía Mícher Camarena llamó la atención de la razón de ser de los institutos e instancias de las mujeres en los estados para defender y promover los derechos humanos de las mujeres, mismo que han costado una larga lucha de más de 30 años y llamó a no votar para incumplir la ley, sino para actuar en congruencia con la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, así como con los diversos tratados internacionales en materia de protección de los derechos humanos de las mujeres y de conformidad con la reciente sentencia dictada en 2009 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el caso González y otras “Campo Algodonero”.
La Representante del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México aclaró que la función de las y los representantes integrantes del Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, es la de defender los derechos de todas las mujeres, al margen de consideraciones partidistas y de intereses de gobierno. De igual forma, precisó que el sentido último de la alerta es precisamente buscar un acceso a la justicia pronta, efectiva y con la debida diligencia para las mujeres y niñas, es decir, facilitar -en un contexto de violencia sistemática- un mecanismo efectivo para hacer cesar las violaciones graves a los derechos de las mujeres y las niñas.
Cabe mencionar que el Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres está integrado por el Subsecretario de Gobernación, los mecanismos estatales para el adelanto de las mujeres e instancias y organismos autónomos del Gobierno Federal.
Las representantes que votaron en contra de la alerta fueron entre otros: Zacatecas, Aguas Calientes, Campeche, Coahuila, Colima, Chihuahua, Durango, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tamaulipas; en tanto, entre quienes argumentaron su procedencia se encuentran además de este Instituto, el Instituto de la Mujer Oaxaqueña y el de Jalisco, el Instituto Nacional de las Mujeres, FEVIMTRA, la Secretaria de Desarrollo Social, la Secretaría de Seguridad Pública, la Procuraduría General de la República, y finalmente hubo dos abstenciones que corresponden a los Mecanismos para el Adelanto de las Mujeres de los Estados de Baja California y Guanajuato.
La alerta de género, de acuerdo con la Ley de Acceso, tiene como objetivo garantizar la seguridad de las mujeres y el cese de la violencia en su contra. De haberse aprobado, el Gobierno del Estado de México tendría la obligación de implementar las acciones preventivas, de seguridad y justicia, para enfrentar y abatir la violencia feminicida; así como elaborar reportes especiales sobre la zona y el comportamiento de los indicadores de la violencia contra las mujeres y asignar los recursos presupuestales necesarios para hacer frente a la contingencia de alerta, entre otras medidas; sin embargo, al ser declarada como improcedente, el Gobierno mexiquense no está obligado a realizarlas, en perjuicio de las mexiquenses.
Para el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México, la negativa para iniciar el proceso de investigación de los hechos evidenciados por las organizaciones sociales sobre la violencia feminicida en el Estado de México, constituye una afrenta que perpetúa el riesgo y la impunidad en el que ya viven las mujeres en el Estado de México.
¿Cómo se puede justificar el incumplimiento de la Ley ante un panorama tan evidente y desolador de violencia sistemática para las mujeres y niñas del Estado de México? ¿Qué duelo se puede elaborar por los familiares ante la reafirmación de la impunidad y la falta de interés por erradicar esta problemática?

Libros

Twitter