Archivo del diciembre, 2007

Unanimidad sospechosa

24 diciembre, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Publicado por Jaco Zabludovsky, en El Universal, el 24 de diciembre, 2007

Críticas en torno al caso Lydia Cacho podrían buscar equiparar el fallo con la declaración de inconstitucionalidad de la ley Televisa. Leer el resto de la nota »

Tú eres el héroe de esta película, papá

23 diciembre, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Publicado por Jairo Calixto Albarrán, en Milenio, 23 de diciembre, 2007

Siempre he sentido simpatía por el Atlante, cuando solía ser el equipo de la broza defeña y su mitología bullía en las esquinas oscuras de los viejos barrios. Hoy refrendo mi afecto, sobre todo ahora porque, al igual que el pueblo mexicano, ha padecido los empeños destroyers de un árbitro, Germán Arredondo, que es como el Luis Carlos Ugalde del futbol, que ya los agarró como clientes de su pasión Chiva. Hace tres años hizo hasta lo imposible por echar al Atlante de la liguilla y lo consiguió; hoy repite la dosis marcando un penal que estaba más claro que el embarazo de urnas.

Pero también es culpa de los atlantistas que, en vez de impugnarlo y echarlo a patadas del torneo como pasó con Luis Carlos aplicándole un Cofipe manchado y vengativo, le permitieron que les volviera hacer la perrada.

Pasó lo mismo con el caso Lydia Cacho. En vez de liquidar al góber precioso en caliente, acabadito de que Kamel Nacif le colgara el teléfono luego de dos horas de guarreces que hicieron sonrojar hasta el más pintado de los barbajanes de la Unión Nacional de Vulcanizadores, lo dejaron vivir, le dieron chance de levantarse de la lona y, ya ven, con una pequeña ayuda de sus amigos de la Corte ahora sí es el héroe de esta película, papá. Leer el resto de la nota »

La Otra política

17 diciembre, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Por Gustavo Esteva, publicado en La Jornada, el 17 de diciembre, 2007

El escándalo por el fallo de la Suprema Corte es legítimo y pertinente. Hacen bien los ciudadanos en mostrar su descontento ante esta legitimación obscena de la violación de los derechos de Lydia Cacho. La reacción, sin embargo, resulta tardía. La Corte desertó hace mucho tiempo de su función. A pesar de algunas intervenciones afortunadas, entró en liquidación no bien tuvo la oportunidad de convertirse en un auténtico órgano de justicia, tras haber languidecido muchos años como apéndice del Ejecutivo. Leer el resto de la nota »

Instituciones Endiabladas

16 diciembre, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Por Jorge Zepeda Patterson. Publicado en El Universal y otros 22 diarios en el país el 16 de diciembre, 2007.
Hace unos días un reportero preguntó a Lydia Cacho si la decisión de la Suprema Corte a favor del “gober precioso” Mario Marín constituía una muestra palpable de que había que enviar al diablo a las instituciones. Lydia respondió que a su parecer el problema principal no estaba en las instituciones (aunque eran perfectibles) sino en las personas que dentro de ellas prostituyen su tarea.

En otras palabras, no son las normas sino las personas (buenas y malas) quienes definen la calidad moral de las instituciones. Pero a la luz del hedor que desprenden órganos como el Congreso, la Suprema Corte o el IFE, uno tendría que preguntarse: ¿Hay condiciones para que una o un legislador honrado, un juez honesto, un ciudadano bien intencionado pueda hacer alguna diferencia? ¿Hay condiciones, incluso, para que se mantenga en su trinchera o el sistema termina por botarlo o cambiarlo?

Alicia Elena Pérez Duarte la Fiscal Especial para la Atención de Delitos contra las Mujeres de la PGR, acaba de ofrecernos una respuesta. Renunció el viernes pasado por vergüenza profesional, luego de la decisión de la Corte. Leer el resto de la nota »

El 16 de diciembre de Lydia Cacho

16 diciembre, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Escrito Por MIGUEL ÁNGEL GRANADOS CHAPA, en Reforma, AM y otros diarios, 16 de diciembre, 2007

Pretendieron silenciarla. Consiguieron el resultado contrario. La denuncia de la periodista Lydia Cacho contra pederastas y pornógrafos, y sus cómplices atildados como corresponde a quienes ejercen respetables funciones administrativas y parlamentarias —por más que sus uniformes de gente decente sean meros disfraces de su verdadero talante— adquirió resonancias que incluyen el informe preparado por una comisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, preparado a partir de una solicitud de las dos cámaras del Congreso de la Unión. A pesar de que el Tribunal Constitucional se dejara ganar por el formalismo que sirve de excusa para no entrar en la realidad, ha quedado claro que el gobernador de Puebla, Mario Plutarco Marín Torres urdió a pedido de Kamel Nacif una maniobra contra la periodista que había denunciado a Jean Succar Kuri y su red delincuencial, expuesta en el libro Los demonios del edén. Si se buscó que ese libro fuera tenido como difamador y calumnioso, hoy su verdad y la buena fue con que fue escrito brilla como el sol de Cancún. No sólo eso. Lydia Cacho ha podido recuperar, en un admirable ejercicio de gallardía e inteligencia, la terrible vivencia del proceso en que estuvo en riesgo de perder la vida y formalmente perdió la libertad, aunque mantuvo siempre consigo su dignidad. Ha escrito sus memorias de una infamia que llega al público acompañado por el DVD de Los demonios del edén, un documental dirigido por Alejandra Islas. En esas memorias Lydia Cacho narra su infausto 16 de diciembre de 2005, un día como hoy de hace dos años. Leer el resto de la nota »

Libros

Twitter