Archivo del octubre, 2007

EL PAÍS SEMANAL: Diario de una periodista perseguida

30 octubre, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

PARA BAJAR TODO EL ARTÍCULO EN PDF,
IR AL FINAL DE ESTE POST

el-pais-pg4.jpg

el-pais-pg1.jpg

el-pais-pg2.jpg

el-pais-pg3.jpg

el-pais-pg5.jpg

el-pais-pg6.jpg

PARA OBTENER TODO EL ARTÍCULO EN PDF,
DAR CLIC EN LA SIGUIENTE LIGA:

bajar-pdf-aqui.pdf

Carolina Kennedy entrega premio a Lydia Cacho

30 octubre, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Carolina Kennedy entrega premio a Lydia Cacho
Nueva York.unafuente.com.- Durante la ceremonia de premiación al valor periodístico en Nueva York, Carolina la hija del presidente norteamericano John F. Kennedy y de Jacqeline Kennedy entregó el premio de la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios IWMF por sus siglas en inglés a la periodista mexicana Lydia Cacho.
“Muchos quieren ver muerta a Lydia Cacho –dijo la especialista en derechos humanos y autora de varios libros de cuentos infantiles- pero ella no se rinde ante la corrupción y el poder de los pederastas en México. Ha sido perseguida y recibió numerosas amenazas de muerte por sostener su trabajo periodístico y por dar voz a las niñas víctimas de abuso y pornografía infantil en Cancún. Por su valentía hoy se le honra con el premio al valor periodístico”.
En el Gran salón del Hotel Waldorf Astoria con casi trescientos invitados de honor, Cacho recibió una escultura de cristal con la figura de un águila volando sobre el mundo. Al subir al estrado Cacho y Carolina se abrazaron, luego de que la heredera Kennedy presentara un video de la vida de la periodista mexicana elaborado por la cadena ABC. “Cuando niña mi madre me enseñó a no negociar mi dignidad, dijo Cacho. Explicó al público que los resultados de la investigación de la Suprema Corte de Justicia mexicana le dieron la razón respecto a la violación de sus garantías y a la implicación del gobernador Mario Marín en su arresto y tortura, el gobernador sigue en el poder. Ante un público azorado, luego de escuchar las conversaciones entre Kamel Nacif Y “el gober precioso” traducidas por la cadena ABC, cacho habló sobre la corrupción y la impunidad en México como “parte de la estructura política y del sistema de justicia penal de su país. La mexicana dedicó el premio a las víctimas de abuso y a Anna Politkovskaya, la periodista Rusa que en 2002 recibiera este mismo premio en el mismo salón. “Esto es para Anna que fue asesinada por las mafias políticas de su país cuatro años después de recibir este mismo galardón. Porque aunque nos maten la verdad prevalecerá” dijo Cacho. Durante el evento auspiciado por Bloomberg News, el New York Times y Bank of America, hombres y mujeres influyentes se acercaron a Cacho para ofrecer su apoyo ante la impunidad en México.
Los asistentes se mostraron sorprendidos por la presencia de Carolina Kennedy, sin embargo la heredera dijo a los presentes que para ella entregar un premio a una mujer como Lydia Cacho es un verdadero honor, una real causa y no un evento más. Carolina Kennedy siempre estuvo muy unida a su hermano John-John; el casamiento de Jackie Kennedy con Aristóteles Onassis los unió aún más. De grandes aunaron fuerzas para honrar la memoria de su padre y luego la de su madre. Sin embargo, mientras que John-John era una figura pública, Caroline siempre preservó su privacidad. Tanto fue así que después de que se recibió de abogada escribió un libro titulado El derecho a la privacidad, junto a una de sus amigas, Ellen Alderman. Luego de la muerte de su hermano es la única sobreviviente de la pareja John-Jackie. No es asidua a eventos públicos, por ello la IWMF se siente muy orgulloso de contar con su presencia. Una segunda fase del premio se llevará a cabo en Los Angeles California con la presencia de Angelina Jolie y Meg Ryan.

Lydia Cacho es galardonada

30 octubre, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Lydia Cacho es galardonada
Obtiene el premio mundial Valentía en el Periodismo 2007

MÉXICO (AP).— Ella decidió revelar una red de pederastia en Cancún, Quintana Roo, al exponer a hombres poderosos que considera implicados, y más tarde —irónicamente— llegó a los espacios informativos cuando se le quiso acallar mediante una detención con visos de secuestro, amenazas y hasta una demanda.

Lydia Cacho Ribeiro se asomó por el bajo mundo del destino turístico y salió con una acusación punzante de políticos poderosos a los que culpa de hacer poco o nada para impedir que un prominente empresario llevara con engaños a niñas pobres del balneario caribeño a su casa para que él y sus amigos tuvieran relaciones sexuales con las menores.

Dos años después de la revelación, la lucha de la periodista contra quienes trataron de acallarla está ahora en la Suprema Corte de Justicia.

Lydia Cacho Ribeiro recibió ayer el Premio Valentía en el Periodismo 2007 que entrega la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios de Comunicación con sede en Nueva York, Estados Unidos, como un tributo a sus acciones a favor de los derechos de los niños y las mujeres.

Defensa Lydia Cacho, fundadora y directora de un albergue para víctimas de delitos sexuales en Cancún, defiende su decisión de exhibir lo que consideró como ineptitud de fiscales y periodistas locales que acosaron a presuntas víctimas y mutismo de empresarios y políticos que soslayaron los abusos.

“No dije que esas personas necesariamente violaron a esas niñas”, aclaró la escritora, quien insiste en que sus afirmaciones están respaldadas por documentos oficiales del caso y declaraciones de menores que fueron víctimas de abuso sexual.

Lydia Cacho, de 44 años, sostiene que su profesión de periodista está bajo acoso en gran parte de México, donde los medios de información están sujetos a la intimidación y violencia del crimen organizado y a las presiones de dirigentes políticos.

En su libro “Los demonios del Edén”, la autora relata supuestas correrías en Cancún del empresario Jean Succar Kuri, quien en julio de 2006 fue extraditado por Estados Unidos para ser enjuiciado en México por corrupción de menores, abusos sexuales a menores y pornografía infantil. Succar Kuri ha negado las acusaciones.

El asunto causó sensación por la divulgación de grabaciones de audio con telefonemas en que el gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, y el empresario Kamel Nacif tramarían la encarcelación de Lydia Cacho, quien en diciembre de 2005 fue llevada por carretera de Cancún a una prisión distante 1,500 kilómetros, bajo la custodia de policías que no pertenecían al primer lugar y no le dijeron los motivos del arresto. En el trayecto, fue sometida a intimidación por los agentes poblanos.

Más tarde, ya en Puebla, se le comunicó que había sido acusada de calumnia y difamación por Kamel Nacif y fue dejada en libertad bajo fianza.

Cautela Ahora, exonerada de los dos cargos, Lydia Cacho espera la respuesta de la Suprema Corte de Justicia a sus acusaciones contra Marín y otros altos funcionarios estatales por abuso de poder, tráfico de influencias y violación de derechos humanos.

La escritora espera con reservas que el máximo tribunal permita que el Congreso retire a Marín la inmunidad que tiene como gobernador.

La activista se enfrenta aún a una demanda por difamación de una mujer quien dice que fue víctima de abusos cuando niña y aparece con un seudónimo en el libro de Lydia Cacho. La demandada y sus abogados han preguntado quién paga los gastos legales de la querellante, sin obtener respuesta hasta ahora.

Libros

Twitter