Archivo del enero, 2007

Otra guerra contra Lydia Cacho. Por Jorge Zepeda Patterson

28 enero, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Articulo de Jorge Zepeda Paterson. Publicado en El Universal y otros diarios el domingo 28 de enero, 2007

El mes de enero ha traído un tobogán de emociones fuertes para el “gober precioso”, Mario Marín. Los Reyes Magos le regalaron la visita a Puebla de Felipe Calderón el 9 de enero para tomarse la foto, lo cual fue interpretado como una especie de “perdón” oficial. No hay que olvidar que Calderón había prometido, como candidato, la destitución del gobernador poblano por su presunta colusión con Kamel Nacif para darle un “coscorrón” a Lydia Cacho por escribir Los Demonios del Edén, libro en el que denuncia una red de pederastas. Marín asumió que la visita presidencial lo limpiaba de toda mácula y le daba el espaldarazo definitivo del Gobierno Federal. Ni manco ni perezoso inundó a los medios de comunicación del país con boletines pagados sobre la venturosa visita presidencial.

El gozo se le fue al pozo el jueves pasado cuando los ministros de la Suprema Corte ordenaron una investigación formal para determinar la responsabilidad de Marín y las autoridades poblanas en la violación de los derechos de la periodista, y los posibles vínculos con una presunta red de pederastas. La resolución es en sí misma una derrota, porque se origina en el informe de uno de los ministros, que asume que existen elementos suficientes para ordenar la investigación. El gobierno de Puebla y sus poderosos aliados no habían escatimado esfuerzos políticos y económicos para que la Corte abandonara el caso. La resolución de los ministros anticipa la posible caída del mandatario poblano.
Leer el resto de la nota »

BREAKING SILENCE HAS A PRICE: CACHO

27 enero, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

In an interview published this past Tuesday by Newsweek Magazine in Spanish, Lydia Cacho spoke with journalist Alejandro Páez Varela…Páez Varela: Tell me, to denounce the pedophile networks in Mexico almost costs you your life?

Cacho: Indeed. Ever since I began to investigate Jean Succar Kuri, “the pedophile of Cancun “, I received death threats. Later we protected the victims of Succar Kuri in our women’s shelter, and we understood the magnitude of the power of these Mafias. When INTERPOL jailed Succar Kuri in Arizona, USA, I knew that his protectors would be worried about the publication of my book [Demons in Eden]. I have lived for a year being protected by three federal agents (of the AFIS). To break the silence has its price.

Páez Varela: How vulnerable are Mexico and Latin America to the sexual exploitation of children?

Cacho: It is the third more lucrative business of the world, after the drug trafficking and traffic of arms. The fall of the communist block, globalization & the feminization of poverty has made child pornography a commodity.

Latin America, like some countries in Asia, facilitates child sexual predators in establishing businesses, which are almost always linked to: forced prostitution; child trafficking; child sex tourism; pornography and money laundering.

Especially along Mexico’s northern and southern frontiers, these business flourish aided by police and judicial corruption. Criminal organizations act with impunity because they know their activities will almost always be protected by corrupt politicians and businessmen.

La neta. Por Cecilia Lavalle

16 enero, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Para la juventud de mi generación la palabra “neta” poseía gran valor. Significaba expresar la verdad más allá de cualquier simulación, necesidades diplomáticas o requerimientos políticos. “La hora de las netas” era concebida como el momento en que se expresaba la verdad. Pues bien, creo que en México la hora de las netas empezó y no arroja buenos resultados.

Inevitablemente, para cualquier político, la hora de las promesas y los buenos deseos y la eterna sonrisa termina en el mismo instante en que asume el poder. En ese momento, a querer o no, sus acciones u omisiones van mostrando la neta.

Y la neta es que en la Cámara de Diputados las mujeres seguimos en el plano del discurso políticamente correcto. Somos la octava maravilla, pero a la hora de las netas pasamos a la prioridad número 527. Se requiere, una y otra vez, del esfuerzo y talento político y cabildeo y paciencia y tenacidad de mujeres que, comprometidas con su género, para, a la hora de las netas, traducir el discurso en mecanismos para la equidad.

Parece que eso de legislar a favor de las mujeres es siempre remar contracorriente. Leer el resto de la nota »

La historia de Lydia Cacho

10 enero, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

HACEDORAS DE LA HISTORIA

Erika Cervantes* Cimac | México, DF

El 16 de diciembre de 2005 mediante una llamada telefónica se informó que Lydia Cacho Ribeiro había sido detenida en Cancún y trasladada por tierra a la ciudad de Puebla por una demanda de difamación en su contra levantada por Kamel Nacif, empresario libanés conocido como el “rey de la mezclilla”.

Lydia Cacho Ribeiro es una ciudadana mexicana nacida en el Distrito Federal y que desde hace 20 años radica en la ciudad de Cancún, Quintana Roo.

Lydia Cacho Ribeiro nació el 12 de abril de 1963, hija de Paulette Ribeiro y Oscar Cacho. Y joven se involucró en la defensa de los derechos de las mujeres al seguir el ejemplo de su madre, Paulette Ribero, psicóloga y feminista.

Su quehacer profesional como periodista la ha llevado a comprometerse con las causas sociales de la defensa de los derechos humanos de las mujeres y menores, hacer visible el quehacer social de ellas y trabajar desde todas las trincheras para construir un mundo más equitativo.

Su militancia feminista impulsó a Lydia Cacho Ribeiro en 2003 a ser directora de Centro Integral de Atención a Mujeres CIAM-Cancún, fundado en 1999 para brindar asistencia médica general y de salud sexual y reproductiva, apoyo psicológico, atención legal, terapias de manejo de conflictos a las mujeres y sus hijos.

El CIAM , forma parte de Red Nacional de Refugios para Mujeres que viven Violencia y cuenta con bolsa de trabajo para quienes ahí son atendidas.

Para Lydia Cacho su compromiso con la cultura de la no violencia la ha llevado a vivir amenazada por involucrarse en la investigación de una red internacional de pederastas. En 2005 Jean Succar Kuri, pederasta y corruptor de menores preso en Arizona, la amenazó de muerte junto con el personal que labora en el CIAM-Cancún.

Lydia también fue amenazada por José Ramón Hernández, ex agente del Cuerpo Especial Antisecuestros de Torreón, Coahuila, y de Alfredo Jiménez Potenciano, presunto narcotraficante, por defender a las parejas sentimentales de éstos y protegerlas.

Por esa razón, Lidia Cacho contaba con una escolta de la Agencia Federal de Investigación AFI, misma que fue burlada durante su detención y traslado a Puebla en diciembre de 2005 tras la demanda por difamación interpuesta por Kamel Nacif, quien es señalado en el libro de la autora “los Demonios del Edén”, como amigo del pederasta detenido en Arizona.

Un traslado de 25 horas le demuestra a Lydia que cada minuto invertido en la construcción de redes y la defensa por los derechos humanos puede salvarle la vida a una persona en este caso a ella.

Casi tres horas después de su secuestro-detención, las redes de periodistas, las organizaciones sociales que trabajan en contra de la violencia y por la defensa de los derechos humanos, impidieron que le aplicaran la ley fuga.

Hoy, el nombre de Lydia Cacho esta en los titulares de los medios, pero éstos no reflejan el trabajo que a lo largo de su vida ha desarrollado, en 1998 se suma a un grupo de periodistas de México, Centroamérica y el Caribe en la ciudad de Guatemala para fundar la Red de Periodistas de México, Centroamérica y el Caribe que desde hace 8 años trabaja para que el quehacer social de las mujeres llegue por todos los medios.

Esta destacada labor como periodista ha llevado a Lydia Cacho a ser acreedora al Premio Estatal de periodismo Quintana Roo 2002 por un reportaje sobre violencia hacia las mujeres.

Actualmente es directora de la revista Esta Boca es Mía: apuntes de política, sociedad, equidad y género.

Y a ser cofundadora del primer albergue para personas que viven con VIH-SIDA (1998) así como presidenta de la agrupación feminista “Estas Mujeres A.C”.

Su cercanía con las letras la ha impulsado a escribir y es autora del poemario Mujer Delfín (Ed. Maldonado, 1998) y de la novela Las provincias del alma/ Demac editoras 2003. Así como el libro por el que esta llevando un proceso Penal “ Los Demonios del Edén” Investigación Periodística sobre las redes internacionales de pederastía en Cancún 2005.

Imparte talleres sobre combate a la violencia hacia las mujeres, derechos humanos, y perspectiva y equidad de género. Es Especialista en temas de violencia y género para la Agencia de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) y consejera de la Universidad del Caribe.

Lydia ha publicado más de dos centenares de artículos en diversos diarios y revistas del país. Colaboradora de la agencia Cimacnoticias y colaboradora de Opinión de Detrás de la Noticia, no ha dejado un solo día de trabajar por un mundo más equitativo.

Actualmente enfrenta un proceso jurídico por la demanda por difamación por parte de Kamel Nacif proceso que ha puesto al descubierto entre otras cosas, las condiciones poco favorables en las que las y los periodistas mexicanos ejercen la libertad de expresión.

El ejemplo de Lydia Cacho nos hereda el trabajo cotidiano por construir un mundo más equitativo, libre de violencia contra las mujeres y las y los menores; así como el respeto irrestricto por los derechos humanos.
*Periodista mexicana

Lydia Cacho “me mordió el corazón”

08 enero, 2007 por Lydia Cacho Ribeiro

Por Silvia Núñez Esquer/ corresponsal Culiacán de Cimac

Un lugar común es decir “las cosas siempre pasan por algo”, incluso en el nuevo libro de la periodista Lydia Cacho se menciona. En realidad la frase no quiere decir otra cosa que: a todo evento corresponde una consecuencia. Recién se retrasó dos horas un vuelo que debía tomar por lo que hice lo que muchas personas hacemos: me dirigí a comprar un libro en el mismo aeropuerto, y me senté a esperar el anuncio de salida. Después me di cuenta que el avión se atrasó, para darme oportunidad de comprar y leer el libro. Al menos así lo interpreté.

Los 120 minutos alcanzaron para que el libro por el que me decidí, Muérdele el Corazón de Lydia Cacho, me sacudiera no sólo el corazón sino la conciencia. Fue tal el interés que me despertó, que casi terminaba el texto cuando tuve que subir al avión que se convirtió en mi sala de lectura hasta que llegué a mi destino.

No puedo definir con precisión qué es lo más importante de esta novela, antes de concluir la segunda página caí rendida por el sentimiento de solidaridad. El asombro del principio, el miedo y a la vez la necesidad de identificarme con la mujer contagiada de VIH, saltó de inmediato y se me metió en el corazón. Leer el resto de la nota »

Libros

Twitter