Machismo, misoginia y homofobia

18 mayo, 2009 por Lydia Cacho Ribeiro Publicado en Noticias | 12 Comentarios »

Alternativas-

Por: Daniel Cazés

Reflexiono sobre la misoginia y la homofobia que todos llevamos en el más íntimo de nuestro ser social y ponemos en acción día a día —a sabiendas o no, con rigor o en broma, que es una forma muy seria de comunicación. Defino al sexismo como la opresión fundamentada en la diferencia sexual, que permea toda relación entre seres humanos y abarca todas las dimensiones de la cotidianidad (doméstica o pública).El sexismo se incuba en el inconsciente y define sentimientos,concepciones, actitudes y acciones; es además fundamental en la conformación de las identidades y las mentalidades. A veces sólo es
evidente en situaciones extremas, violentas, aunque parezcan inocuas, como en el humor de cualquier tonalidad cromática.

Machismo, misoginia y homofobia son sexismo.

El machismo nace de la convicción de que las mujeres son inferiores y están obligadas a ser como quieren los hombres, y a prestarles a ellos servidumbre doméstica y sexual. Funciona con mecanismos como la marginación, la cosificación, el hostigamiento y el maltrato,
frecuentemente con el disfraz de la benevolencia y hasta del afecto. Para el paternalismo, las mujeres son incapaces de racionalidad, dependientes, débiles y sumisas por naturaleza, y por ello están obligadas a ser delicadas, abnegadas y necesitadas de protección y
alabanza (Melchor Ocampo hizo de estos prejuicios, funciones laicas de Estado, paralelas a las de la Iglesia).

Las relaciones jerárquicas entre hombres tienen el mismo origen: cada varón puede y debe ser patriarca, aunque sólo algunos puedan ejercer su patriarcado sobre hombres de menor rango. Es fácil reconocer el machismo en los hombres, pero también se manifiesta en las mujeres: ellas deben asumir y reproducir las concepciones y la opresión patriarcales, salvaguardar sus valores y vigilar el cumplimiento de sus mandatos. La conciencia que de todo esto toman crecientemente las mujeres, y sus posiciones de rebeldía y creación de alternativas, irritan a los hombres, incluso a muchos que se precian de revolucionarios, democráticos o simplemente de ser buena onda: en lo más íntimo no aceptan que las mujeres puedan dejar de ser sumisas y de funcionar como agentes de la eternización del sexismo.

La misoginia es conjugación de temor y odio a las mujeres, traducida en diversas formas, sutiles o brutales, de inferiorización, ridiculización, exclusión y violencia. Este poderío patriarcal también lo ejercen algunas mujeres sumisas. Se funda en la certeza de que sólo los hombres podemos ser plenos y normales, mientras que ellas son incompletas, extrañas, anormales, diferentes y por lo tanto inferiores y peligrosas (de Pitágoras y Aristóteles hasta los padres de la Iglesia, Freud y los lacanianos, la “ciencia” contribuye a la creencia de que esto es “natural e instintivo”).

El misógino que nos domina por dentro (de modo elaborado o, por ejemplo, con humor negro), considera ciertos todos los defectos que desde el púlpito, la escuela y la tv se le adjudican a las mujeres, y les reprocha que ninguna posea todas las virtudes que la Iglesia, el Estado y la tradición establecen que son de ellas por determinación divina o genómica.

La homofobia es la aversión a quienes no se apegan al mandato heterosexual impuesto por el dominio patriarcal, a veces con saña que llega a ser tan sanguinaria como la violencia contra las mujeres.

La homofobia (triunfadora en la Asamblea Legislativa al congelarse por escapismo la Ley de Sociedades de Convivencia), condena a quienes eligen un erotismo contrario a la especialización heterosexual que mitifica como única válida y normal a la sexualidad
reproductiva. Es otra forma de temor y odio a lo diferente, a todo lo que subvierta los ordenamientos prejuiciados del conservadurismo, a quienes crean alternativas a la opresión patriarcal. Las y los homosexuales son blanco violento —a veces nada más en chacota bufonesca— de hostigamientos semejantes a aquellos a los que se somete a las mujeres y que redoblan su virulencia cuando se dirigen a las lesbianas.La homofobia está en el inconsciente de todo mundo, incluso de quienes han elegido formas no impuestas de sexualidad.

El sexismo es la intolerancia a lo que difiere de los paradigmas masculinos; conforma el poder más destructivo de quienes lo padecen, la enajenación de quienes lo ejercen y la represión de la creatividad de quienes buscan vivir alternativas libertarias.

Y no hay que olvidar que el sexismo es, en el mundo del dominio y la opresión patriarcales, la herramienta ancestral de la autoconstrucción y la autoafirmación enajenada de los sujetos
sociales.

Claro que todo podemos discutirlo y rediscutirlo.

12 Respuestas a “Machismo, misoginia y homofobia”

  1. La preferencia sexual es un asunto personal, mientras sea ejercida de muto acuerdo entre adultos, pero no olvidemos que existe algo llamado intimidad.

    ¿ Quien de nosotros no ha presenciado el espectaculo de un perro cagando en pleno camellon ? Es un acto natural que todos perpetramos al menos una vez por dia, pero lo hacemos en el lugar acondicionado para dicho fin.

    Por favor, ejerzan su sexualidad en la intimidad, si a alguien tiene suficiente interes en saber algun detalle de sus vidas privadas, seguramente les preguntara.

    Saludos.

  2. ernesto dice:

    Reeducarnos para abandonar esas actitudes que van en contra de la convivencia igualitaria.

  3. cameron dice:

    Hola Lidia pues que te puedo decir, en mi opinion el gran problema del sexismo esta en las mujeres Mexicanas muchas de ellas educan a sus hijos de manera erronea, yo he notado la diferencia entre una madre Norte Americana y una Mexicana, las Norte Americanas no limitan a sus hijas, las guian hacia una buena educacion y les muestran que tienen los mismos derechos que un hombre y una madre Mexicana siempre limita a sus hijas a un rango mas bajo que el de sus hijos barones, y solo esperan que sus hijas algun dia se casen y tengan hijos y sean sumisas ante sus maridos y no las apoyan para recivir educacion.

    Lidia si llegas a leer mi comentario, me gustaria mucho una respuesta de tu parte.

  4. Rivera dice:

    Lo peor de todo es que tenemos estas actitudes profundamente arraigadas. Tan es as así, que parecieran ser inatas (que si dios existiera sería como un castigo divino). Hasta los niños parecen intuir este tipo de actitudes destructivas. Tan es así, que a veces las mujeres parecen ser misoginias y los homosexuales homofóbicos. Afortunadamente, sabemos que hay culturas que no se apegan a estos modelos hetero/pater facistas.

  5. Buenos días, Lydia

    De algún modo, en la vida todos los seres humanos nos hallamos sujetos a muchas condiciones que pueden o no ser cambiadas. Entre las que no pueden cambiarse, podríamos hablar del color y forma de ojos, la estatura, nuestro género, y sin lugar a dudas, nuestra orientación sexual… No digamos ya las acciones de los demás

    Por fortuna, la sociedad está avanzando poco a poco, y las mujeres, los afroamericanos, y las personas con orientaciones sexuales diversas a la heterosexual, han encontrado los medios para defender el derecho que por su propia naturaleza humana les corresponde en dignidad. Justo ayer, la Suprema Corte de California estaba votando en cuanto a la controvertida Propuesta 8, que reforma a la Constitución de dicho estado, para establecer que el matrimonio sólo es entre un hombre y una mujer. Dicho Tribunal declaró que la reforma constitucional era válida, pero dejó intactos los derechos de los matrimonios “gays” celebrados anteriormente, así como todos los derechos de “sociedad doméstica” o de convivencia entre dos personas de un mismo género.

    Si bien aún es un tema espinoso, afortunadamente ya se puede hablar de él; como en su momento se habló de los derechos de las mujeres y los afroamericanos. Hoy, por ejemplo, una mujer es alcaldesa en Puebla, y siento que en algunos años, una gran mujer podría llegar a ser Presidente de la República.

    Más espinoso aún: Se puede ver a muchos chicos (y chicas), tan jóvenes como 12 o 13 años “saliendo del clóset”. ¡Algo que yo mismo a esa edad no me habría siquiera planteado! y que apenas afronté hace como un año, con el doble de edad, jaja.

    Entonces, todo lo anterior nos lleva a pensar también respecto de lo que sí puede cambiarse, que es todo aquello que vive en el interior de nuestros espíritus, y la forma como percibimos al mundo: Vamos, que podemos reírnos a carcajadas hasta de la tragedia más grave (o incluso, en mi caso, del chiste sobre homosexuales más pasado de la raya, jajaja.)

    Y es entonces que la voluntad humana más firme, es la fuerza más indómita de la naturaleza… O dicho en términos bíblicos, nosotros los seres humanos somos las manos de Dios… Perdón por mi comentario tan extenso, pero es que me dejé llevar, jeje.

    Finalmente, quisiera decir una sola cosa más: Todos los seres en este mundo tenemos una conexión con los demás. Algo tan simple como un correo de una ONG, un libro, o un blog, pueden significar el grano de arena que inclina la balanza.

    Tu labor como periodista es muy importante. Tan importante como la del mejor médico, del más prestigiado abogado, del estudiante más joven, o del barrendero más humilde. Con tu labor, día a día aportas un gran valor al mundo. Sin duda, la labor de todos nosotros muchas veces puede ocasionar conflictos con otros, pero sólo depende de cada uno decidir por alguna de las opciones que se presentan ante nuestros ojos, cada una con sus dulces premios, y sus amargas consecuencias… Bien decía un amigo mío de la Argentina: La vida no es fácil, es simple. Decide lo que te produzca mayor bienestar, y que redunde en el mayor beneficio de tus semejantes.

    Y como le digo a todos mis comentaristas: Saludos, un abrazo, dos besos, y Buena Suerte, desde Puebla de los Angelitos =P

    –Arminius, el Abogado de la Locura.

  6. cinthia karen dice:

    lei su libro(los demonios del eden) me interese mucho en el tema y me metia google puse las palabras “clave” niñas y sexo no pude creer lo que veia es horrible que como sociedad permitamos esto me indigno ver a niñas sin el mas minimo desarrollo de sus genitales ser enbestidas por hombres lo peor es sentir la impotencia de no poder hacer nada tengo una pregunta para usted: ¿no hay forma de denunciar estas paginas? ¿hay algo que se pueda hacer? espero las responda

    respecto al sexismo tan caracteristico de mexico creo que los jovenes cada vez se nos abre mas el panorama y bueno yo tengo muchos amigos homosexuales yo misma de considero heteroflexible(segun kinsey) en mi escuela me he dado cuenta lo despectivos que son los compañeros tal parece que el termino gay es una groseria o sinonimo de cobardia de estupidez etc. o dentro del mismo ambiente gay en los antros y bares de “ambiente” escucho muy seguido el termino
    “pasiva” referente al rol sexual en el que se desenvuelva dentro de la relacion sexual eso me queda claro sin embargo no entiendo por que aun dentro del ambiente gay el ser pasivo es decir el ser penetrado se ve mal o se les como si fueran inferiores a los activos es como una sutil violencia a los que en algun momento juegan el rol de mujer durante el sexo lo encuentro extraño pues se supone que dentro del ambiente gay hay mas apertura y menos tabu.

    espero mis preguntas sean respondidas se lo agradecere mucho

  7. Marta Patricia Serrano H dice:

    Lidya: no sabes como agradesco que exista gente como tu que tenga una buena causa. Es una tristeza que haya este tipo de cosas en este tiempo. Que tengamos un gobierno que siga con esta “ideología”. Es repugnante (acuerdate de la diarrea verbal que se aventó Vicente Fox).

    Debemos cambiar, ya no se puede. Como mujeres hay que querernos, apoyarnos y salir adelante por nosostras mismas. Saber que somos parte del mundo y no la “eva” que muchos imbéciles quieren hacernos creer.
    Pero continuaremos igual, mientras tengamos gobiernos conservadores y retrógradas, televisoras que transmitan contenido en contra de la mujer y de la diversidad sexual, libritos populares que cuenten historias cursis y tontas que promuevan el amor servil y la glorificacíon del hombre, de aguantarle sus pataletas al muy imbécil, solo porque es guapo (sabes a que libros me refiero verdad?). Mientras la iglesia siga metiéndose en lo que no le importa y les caiga el veinte de que ya no es lo mismo que hace cuatro siglos. Que afortunadamente el MUNDO HA CAMBIADO.

    Sigue como siempre Lidya. Te felicito por tener lo pantalones para decir siempre la verdad. Jamás flaquees. Ten en mí, no solo a una admiradora, sino una persona que sigue tu causa.

    A propósito. Me encantó tu entrevista para la revista Elle. Me díó mucho gusto que le hayan hecho caso a mi petición (supongo que no fúí la única), y haya salido tan buena entrevista.

    Adelante Lidya. Tu causa, es la mía también.

    Me encantaría que me respondieras. Por favor.

    Atte: Marta P Serrano

  8. Sandy dice:

    Lydia eres una mujer valiente, ojalá hubiera muchisimos mexicanos (y seres humanos en general) como tú que es lo que le hace falta a este país para salir de la miseria física y moral. Concuerdo con los comentaristas que dicen que parte de ese machismo y demás, es propiciado por la propia mujer al educar a sus hijos pues vivimos en una sociedad donde se le da más valor a un hombre que a una mujer. De la mujer siempre se espera que sea sumisa y callada. Cabe mencionar que los medios de comunicación también influyen en perpetuar este modelo. Creo que la sociedad mexicana debe prepararse y cultivarse para salir de esa miseria física y moral.

  9. Ricardo dice:

    Bueno pues yo respeto la opinion de todos pero, no me gustaria que me discriminen a mi o que se burlen de mi, ya que todos sabermos que existe la libre libertad de expresion pero no se pasen tambien puesto que existen leyes que puede hacer que uno vaya a la carcel, pero bueno lo que intento con este mensaje es invitarlos a que me agreguen para que podamos platicar no importa si son mujeres o hombres o los gustos que tengan, este es mi e-mail [email protected] yo no discrimino y lo unico que quiero es hacer amistad con cualquier persona, bueno bye, salu2 desde mexico,bye 🙂 LOS ESPERO!!!!

  10. David dice:

    Hola. Me empeñe en averiguar mas a fondo acerca de este tema a raiz que perdi una pareja que entre sus ultimos reproches me dijo q yo era un misogino tenia un entendimiento muy basico del significado de la misoginia y hoy q entiendo a plenitud acerca de esto veo q mi EX tiene toda la razon del mundo ella es sicologa y luego de una relacion de 1 año y 4 meses rompio conmigo.
    es muy dificil autodescubrirse una faceta tan primitiva en el subconsiente propio, mas aun cuando ya lo traemos de generaciones atras y aunq ciertamente siempre fui un misogino nunca me puse a concientizar en o q se puede perder por una fobia tan ridicula. me crie con un padre soltero con cierto grado de misoginia (soy hijo de su segundo matrimonio q en total tuvo 3) hoy en dia vive solo, niega todo tipo de apoyo emocional y aunque mi padre sabe q es mi ejemplo a seguir en muchos aspectos naturalmente no quiero terminar en ese estado de soledad. averiguar sobre el tema me a ayudado a tomar terapia y proponerme ser un hombre mejor. gracias internet y a ti Lydia hace unos meses me habria carcajeado de tu blog.
    SALUDOS DESDE GUATEMALA; DAVID MORALES, 32 AÑOS

  11. manuel dice:

    Completàndo la idea anterior, mi caso en particular, me acuerdo què, a mis 3 años de vida, odiaba estar cerca de mi madre y de mi hermana, inconcientemente me alejaba de ellas. Toda mi vida, hoy tèngo 63 años, la he dedicado a buscar causas de mi condiciòn, y hoy tèngo muy claro todo, muy pocos sicòlogos saben bièn las cosas, ellos creen en lo que quieren creer, de ahì su fracasom cada càso es diferènte a otro, pero aùn asì existen razgos en comùn, primero se Nace HOMOSEXUAL, luego se adquiere la misogamia, tan temprano còmo a los dos años se es misògamo. La sicologìa es consecuencia de la correcta aplicaciòn de la lògica, nada màs. La relaciòn madre – hijo es instintiva, no hay palabras, ambos saben todo inconcientemènte, sòlo hay gestos y conductas. Es sobre èstos pilares bàsicos que el niño misògamo irà a construir toda una estructura sobre la premisa de odio hacia la mujer, e irà a ocupar gran parte de su existencia futura para demostrarlo, lo que le acarrearà problemas en el futuro, cuàndo se es misògamo, el odio hacia las niñas pequeñas suele ser mucho mayor que a la mujer adulta, la razòn es muy bàsica; las niñas saltan, se mueven y demuestran su femenidad mas que las mujeres adultas, que estàm màs quietitas.

  12. Carlos Hilario dice:

    Me parecen definiciones muy concretas de estas manifestaciones sexistas, pienso que todas tienen su origen en la inseguridad de uno mismo hacia las demás personas con las que convivimos, lo primero que tendríamos que solucionar es precisamente ese punto, nuestros complejos y prejuicios.

Deja un comentario

Libros

Twitter