ACOSO VÍA TWITTER

11 enero, 2011 por ricardo Publicado en Comunicados | 2 Comentarios »

WIKILEAKS
El gobierno estadounidense pide a Twitter que entregue información personal sobre usuarios relacionados con Wikileaks

Reporteros sin Fronteras denuncia el acoso del gobierno estadounidense en contra de WikiLeaks y de sus colaboradores. En efecto, un tribunal del distrito de Alexandria (Virginia), dirigió el 14 de diciembre de 2010, una conminación a Twitter, firmada por la jueza Theresa Buchanan, en la que pide información « pertinente » sobre los usuarios que podrían estar relacionados con el sitio Web Wikileaks, en el marco de una « investigación criminal en curso ».
La información solicitada, desde el 1 de noviembre de 2009 a la fecha de emisión de la conminación, conciernen a Julian Assange, fundador de Wikileaks, Bradley Manning, sospechoso de pasar los cables diplomáticos al sitio Web, Rop Gonggrijp, ex colaborador de Wikileaks, Jacob Appelbaum, programador estadounidense, y Brigitta Jonsdottir (@birgittaj), diputada islandesa y ex voluntaria de Wikileaks.

« Tras las presiones ejercidas sobre Paypal, Visa, MasterCard y Amazon, el gobierno estadounidense aumenta el ensañamiento contra Wikileaks y sus colaboradores. El gobierno federal busca a toda costa abrir una investigación criminal, lamenta Reporteros sin Fronteras. Tal forma de proceder representa ’un grave perjuicio’ a la protección de datos personales por parte de la administración Obama, quien afirmó en varias ocasiones ser favorable a la libertad de expresión en línea ».
En una carta dirigida al presidente Obama y al fiscal general Eric Holder, Reporteros sin Fronteras ya solicitó a las autoridades estadounidenses que renunciasen a perseguir a Wikileaks y a sus colaboradores, argumentando que la « publicación de información – aunque fuera clasificada – por parte de Wikileaks y de los cinco medios de comunicación asociados, constituye una actividad periodística de información al público y por lo tanto se acoge a la Primera Enmienda ». Así pues, Reporteros sin Fronteras pide al gobierno estadounidense, en nombre de los principios constitucionales fundamentales, que renuncie a conseguir estos datos personales y que cierre esta investigación.

Mark Stephens, uno de los abogados de Julian Assange, afirma que esta nueva acción traduce « la desesperación de los Estados Unidos por pillar a toda costa » a su cliente por « crimen ».
La magnitud de la información solicitada por la justicia estadounidense es impresionante. Vienen incluidos : las grabaciones de tweets o conversaciones entre usuarios, direcciones IP, email y postal de las personas incriminadas, así como las formas y fuentes de pago, en particular con los datos bancarios. Al acceder a los intercambios entre usuarios y a la opción de co-gestioń de algunas cuentas, las autoridades estadounidenses tienen la posibilidad de hacer mayor su campo de « sospechosos » en el caso Wikileaks.
Reporteros sin Fronteras saluda la inicitaiva de Twitter al informar a los usuarios del procedimiento en curso. En un primer momento, las autoridades le ordenaron a Twitter que mantuviese la información en secreto y que no avisasen a los usiarios concernidos. Después de lo que parece ser una « batalla jurídica », Twitter consiguió el permiso, el 5 de enero de 2011, para avisar a los internautas incriminados. El Sitio Web afirmó que sin la existencia de un procedimiento jurídico por parte de los usuarios concernidos para oponerse al requerimiento de los Estados Unidos, o bien sin un acuerdo amistoso en un plazo de diez días, estará obligado a entregar los datos.

La diputada islandesa Brigitta Jonsdottir afirmó que nunca entregaría tal información de forma « voluntaria » a la justicia estadounidense. En un mensaje publicado en su cuenta en Twitter, declara : « Espero que no se piensen que soy tan ingenua como para publicar en mi cuenta Twitter mensajes importantes o que me podrían incriminar ». Ya afirmó haberse puesto en contacto con el ministro de Justicia islandés, y haber solicitado una cita con el embajador de Estado Unidos en Reykjavik. El ministro de Interior islandés declaró que la forma de proceder de los estadounidneses llegaba a ser « grave e inquietante ».
Wikileaks considera que se podrán haber dirigido conminaciones similares a Facebook y Google, los cuales de momento no han comentado el caso. La página en Facebook del sitio Web cuenta ya con más de 1,5 millones de « fans » y su cuenta en Twitter interesa a más de 600 000 internautas.

Consultar el artículo: http://es.rsf.org/estados-unidos-el-gobierno-estadounidense-pide-a-11-01-2011,39271.html
______________
WIKILEAKS
Justice department ordered Twitter to hand over details of users linked to WikiLeaks

Reporters Without Borders deplores the US Department of Justice’s apparent determination to prosecute WikiLeaks and its leading supporters. It has emerged that a district court in Alexandria, Virginia, sent Twitter a subpoena signed by federal magistrate Theresa Buchanan on 14 December asking for “relevant” information about users suspected of links with WikiLeaks for an “ongoing criminal investigation.”

The subpoena requests information dating back to November 2009 about WikiLeaks founder Julian Assange, Bradley Manning, the US army private who is being held on suspicion of leaking the US diplomatic cables to Assange; Rop Gonggrijp, a Dutch citizen who used to work with WikiLeaks; Jacob Appelbaum, a US computer programmer; and Birgitta Jonsdottir, a member of the Icelandic parliament and former WikiLeaks volunteer.

“After exerting pressure on Paypal, Visa, MasterCard and Amazon, the US government is now stepping up its harassment of WikiLeaks and its supporters,” Reporters Without Borders said. “The federal government is trying at all costs to pursue a criminal investigation. This constitutes a serious breach of personal data protection by the Obama administration, which has repeatedly proclaimed its support for online free expression.”

Reporters Without Borders wrote to President Obama and Attorney General Eric Holder in mid-December urging them not to prosecute Assange and others linked to his website on the grounds that “the publication of information by WikiLeaks and five associated newspapers was a journalistic activity protected by the First Amendment, even if the information was classified.”

Reporters Without Borders now calls on the US government to abandon its attempt to obtain this personal data and to close this investigation for the sake of fundamental constitutional principles.

Mark Stephens, one of Assange’s lawyers, said the subpoena shows how desperate US officials are to pin a crime on Assange.

The range of information requested from Twitter by the Department of Justice is extraordinary. It includes all the records of Tweets and conversations between users, IP addresses, email addresses and postal addresses, and all “means and source of payment” including bank account and credit card details. Access to exchanges between users and the possibility of accounts being jointly managed mean investigators will have the chance to identify new “suspects.”

Reporters Without Borders hails Twitter’s decision to notify the users who are the target of the investigation. The authorities initially ordered Twitter to say nothing about the court order but after what appears to have been a legal battle, the microblogging service obtained the court’s permission on 5 January to notify the targeted users.

In an email to the users who are being investigated, Twitter said it would have to surrender the requested records within 10 days unless it received notice that a legal motion had been filed to block the court order.

Jonsdottir, the Icelandic parliamentarian, said she would never surrender her personal data to the US Department of Justice voluntarily. In a message posted on Twitter, she said: “I hope they don’t think I am so naive that I would be doing any sort of messaging through the Twitter board of any significance or (that would be) incriminating.”

She added that she had contacted Iceland’s justice minister and had requested a meeting with the US ambassador in Reykjavik. The Icelandic interior minister described the US government’s actions as “serious and worrying.”

WikiLeaks thinks similar subpoenas may have been sent to Facebook and Google, which have not yet issued any statement. The WikiLeaks Facebook page has more than 1.5 million “fans” while its Twitter account has more than 600,000 followers.

Read the article: http://en.rsf.org/united-states-justice-department-ordered-twitter-11-01-2011,39270.html

2 Respuestas a “ACOSO VÍA TWITTER”

  1. ¿Si los usuarios implicados fueran ciudadanos de otro país distintos a EEUU, aun así pueden obligar a Twitter a entregar los datos pedidos? Creo que de alguna manera, es una violación al derecho de cada país.

    Internet, una vez una red soberana y si dueños, haciendo la analogía algo así como “aguas internacionales”, poco a poco se va convirtiendo en la propiedad privada de unos cuántos… y los usuarios estamos siendo orillados a acatar lo que la hegemonía disponga.

  2. epifanio gallardo juanz dice:

    VAYA CON LOS PALADINES DE LA DEMOCRACIA,EN LA BIBLIA DICE K:POR SUS FRUTOS LOS CONOCERAS.(HECHOS)

Deja un comentario

Libros

Twitter