La fórmula para la infelicidad

07 julio, 2008 por Lydia Cacho Ribeiro Publicado en PLAN B | 14 Comentarios »

La juventud mexicana de entre 15 y 19 años le teme a la vida. El 45.2% de las mujeres y el 35.7% de los varones consideran a esa edad que su vida es un fracaso. El 62% de las adolescentes dejan de comer por tristeza; el 61.5% de mujeres está deprimida, contra el 47.2% de hombres. El 42.6% de niñas cree que no vale la pena vivir, y el 28.7% de niños no le encuentran sentido a su existencia. Las cifras son abrumadoras, y por su usted cree que todo está bien en casa, vuelva a preguntárselo. Entre el 84.9 y el 62% de estudiantes viven con miedo y temor a casi todo, incluyendo a las personas adultas y sus opiniones. Más de la mitad de jóvenes no pueden comunicarse con su madre y padre, y casi la mitad aseguran que son incapaces de mostrar sus afectos en casa. Casi el 40% nunca les cree a sus padres.

Estos datos los revela con precisión la Primera Encuesta Nacional de Exclusión Intolerancia y Violencia elaborada por la SEP y presentada por el subsecretario de educación media superior, el Dr. Miguel Székely. La encuesta no solamente nos muestra qué piensan y sienten las y los estudiantes de escuelas públicas de todo el país (que bien podría extrapolarse a las escuelas privadas), también nos rebela cómo su propia intolerancia, racismo, violencia y exclusión, les lleva a perder el sentido de la vida y la alegría. La intolerancia entre jóvenes es abrumadora. El 54% no acepta que haya estudiantes con VIH Sida en su escuela; el 52.8% del estudiantado se declara homofóbico, la mitad desprecian a adolescentes con discapacidades. El 47.7% rechaza a las personas indígenas en su entorno y casi el 40% no está dispuesto a convivir con personas de ideas políticas diferentes. ¿Sorpresa? Baste recordar cómo se dividió el país y las familias con la crisis postelectoral del 2006.

Pensaríamos que entre los 15 y los 19 años nadie nos rechazaría por nuestra religión, pero en realidad el 35.1% de estudiantes aseguran no querer convivir con personas de fe diferente a la suya. El 30% rechaza a personas extranjeras y desprecia a jóvenes de baja condición socioeconómica. Casi el 40% no quiere tener compañeras de otro color de piel diferente al suyo. El círculo vicioso se fortalece sin que ellas y ellos se percaten de que son quienes nutren la fórmula para la infelicidad. Casi la mitad de estudiantes ejercen violencia verbal y se dedican a hablar mal de las y los demás. La mayoría admite que se siente mal cuando es blanco de violencia, pero no asume su responsabilidad al ejercerla.

Parece que el discurso político contra la corrupción, la violencia de género, los asesinatos por homofobia, las políticas públicas sobre VIH Sida y el racismo, no da resultados. Las nuevas generaciones están más deprimidas y son más intolerantes, dos ingredientes que exacerban la violencia social y familiar. La construcción de la paz precisa de dos factores esenciales: el deseo de la felicidad propia y ajena, y el respeto a las diferencias. El reto está en aprender desde la infancia que dañar a las y los otros siempre acaba por destruirnos; insitucionzalizar la educación para la paz. www.lydiacacho.net

14 Respuestas a “La fórmula para la infelicidad”

  1. jesús morales dice:

    Primeramente quiero felicitarte por tu valentía y expresarte mi admiración y solidaridad.
    La información que nos compartes es aterradora y cuestionante. ¿Que tipo de sociedad hemos construído que genera desesperanza y miedo en los jóvenes?

  2. Ramón Mier dice:

    Si los resultados que presentas son de la PRIMERA encuesta, ¿cómo pueses afirmar que “Las nuevas generaciones estàn más deprimidas y son más intolerantes” o que “las políticas públicas sobre VIH Sida y el racismo no da resultados (sic)”?

    No dudo que si esa encuesta se hubiera realizado hace 17 años, cuando yo era un adolecente, los resultados habrían sido muy similares.

    La adolescencia fue un periodo difícil de mi vida, probablemente de la tuya, y posiblemente de la de nuestros padres y abuelos. No creo que sus adolescenicas o las nuestras hayan estado excentas de violencia, discriminación, miedo, tristeza, intolerancia…
    solo se puede especular si eran mayores o menores hace una, dos o tres generaciones. Se sule decir (y pensar) que todo tiempo pasado fue mejor, pero no necesariamente fue así.

    Esperemos los resultados de futuras encuestas para si cambian las cosas y de qué modo.

    El atribuir a la “crisis postelectoral del 2006″ el que el 40% de los encuestados no esté dispuesto a convivir con personas con ideas políticas diferentes me parece de risa loca. ¿Cómo puedes saltar a esa conclusión? ¿Qué te hace suponer que en el 2000 la proporcion hubiera sido distinta? ¿Cúal habría sido el porcentaje en los años sesentas o setentas?

    Finalmente diré que utilizar las palabras “niños” y “niñas” para referirte a los adolescentes encuestados me parece lamentable, sensacionalismo barato. Adolecencia y niñez no son lo mismo, la primera empieza donde termina la segunda.

  3. Ma. Carmen Hernández dice:

    Es preocupante el hecho de que hoy en día a los jóvenes no les importa nada, estan en contra de todo. Tienen posibilidad de mayor información, pero no se interesan por nada que tenga que ver con el ser humano, los valores.
    Y esos son los adultos del futuro, son la mayoría, pero habría que preguntarse que hemos hecho como sociedad para que los jóvenes tengan ahora esas ideas? y sobre todo qué vamos a hacer? para que esto se revierta o se disminuya, que harán los padres de familia para que sus hijos tengan una visión más humana, tolerante y preocupada por la humanidad en general, cuál es su sueño?

  4. Estimado Ramón:
    Coincido contigo,tener un espacio de 500 palabras para una columna de periódico siemrpe nos deja con reflexiones cortas, es muy frustrante. Afortunadamente tenemos estos espacios. Gracias por la observación sobre llamarles niños a los adolescentes, hablaba de los de 13 años, pero es cierto lo que dices. Ciertamente mi adolescencia en la colonia Mixcoac en una familia de clase media, a ratos media baja, en los 70 y 80´s no fue muy agradable, pero a pesar de sentirme incomprendida jamás pensé que mi vida carecía de sentido.Las últimas encuestas de salud sobre depresión entre adolescentes y suicidio son alarmantes, todas las cifras indican que ahora la gente joven se suicida más que nunca. No atribuyo la crisis postelectoral a la juventud, si relees puedes ver que digo que es un síntoma, yo vi a mis amistades divididas en dos como si el mundo fuera blanco y negro; además con una carga de ira muy peculiar. Respeto tu opinión. Cuando yo era niña mis tíos y tías venian del horror del 68 y el 71, las discusiones en mi casa y en el Colegio Madrid sobre política eran diversas y apasionadas, sin embargo nadie se retiraba la palabra como sucedió en el 2006,lo interesante justamente es que nuestras vivencias son múltiples como lo son nuestras ideas.
    Gracias por discutirlo y visitar este espacio.
    Saludos
    Lydia Cacho

  5. Estimado Jesús:
    El caso News Divine de estos días nos muestra cómo se ha maltratado a la juventud en México. Mientras sabíamos que un grupo de adolescentes fueron asesinados por un operativo policiaco sinsentido, la mayoría de los medios llevaron la discusión a la agenda política. Se que la adolescencia es una etapa de crisis de crecimiento, sin embargo me parece que los chavos y chavas tienen cada vez menos personas adultas en quienes creer, menos espacios para descubrirse, menos opciones educativas accesibles. Evidentemente hay jóvenes con una rebeldía maravillosa y creativa; pero al pobreza, el racismo y la intolerancia la aprendieron de sus mayores. Guadalupe Loaeza dijo hace poco que si ella fuera adolescente seguramente sería una Emmo, buscaría una tribu en la que se valga ser, soñar y rebelarse contra un mundo esquizofrénico y corrupto. La verdad creo que la juventud mexicana la tiene difícil, la violencia social atemoriza a cualquiera, hay que preguntarles a ellas y ellos ¿que quieren, que necesitan?

  6. Ramon Mier dice:

    Lydia,

    Gracias por responder a mi comentario y por ser paciente con lectores como un servidor.

    Eso habla muy bien de ti y explica porqué tienes tantos admiradores (entre los que me incluyo obviamente).

    Felicidades, como siempre.

  7. Daniel Téllez Velasco dice:

    Estimada Lydia:

    Aquella frase de ‘Juventud divino tesoro’ se tambalea, se devalúa con los problemas económicos y sociales que acosan y lastiman a las y los jóvenes. Causa preocupación saber que la mitad de ellos son intolerantes y esten atrapados por la depresión.
    No creo que la intolerancia y la depresión sea una amenaza nueva para la adolescencia y juventud. Si creo que los sentimientos más perversos de los seres humanos se intensifican en los sitemas capitalistas. En fin, me gustarìa compartir contigo y con tus lectores una poesía de Mario Benedetti, en la cual plantea preguntas tan inquietantes como las tuyas.
    Salu2

    ¿Qué les queda a los jóvenes?
    ¿Qué les queda por probar a los jóvenes
    en este mundo de paciencia y asco?
    ¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
    también les queda no decir amén
    no dejar que les maten el amor
    recuperar el habla y la utopía
    ser jóvenes sin prisa y con memoria
    situarse en una historia que es la suya
    no convertirse en viejos prematuros

    ¿qué les queda por probar a los jóvenes
    en este mundo de rutina y ruina?
    ¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
    les queda respirar / abrir los ojos
    descubrir las raíces del horror
    inventar paz así sea a ponchazos
    entenderse con la naturaleza
    y con la lluvia y los relámpagos
    y con el sentimiento y con la muerte
    esa loca de atar y desatar

    ¿qué les queda por probar a los jóvenes
    en este mundo de consumo y humo?
    ¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
    también les queda discutir con dios
    tanto si existe como si no existe
    tender manos que ayudan / abrir puertas
    entre el corazón propio y el ajeno /
    sobre todo les queda hacer futuro
    a pesar de los ruines de pasado
    y los sabios granujas del presente.

  8. Lector dice:

    Antes de todo, la felicito por ser una periodista en toda la extención de la palabra y no como otros periodistas de pacotilla que son marionetas de los medios.
    un poco triste por que en la feria de libro mazatlan no vino, viera sido lo maximo tenerla en la feria, aunque los organizadores nunca avisaron del cancelamiento de su visita.
    pasando el tema muchas de las cosas que ha comentando son las forms de pensar de una sociedad consumista y capitalista que solo se centra en lo superficial y en tomar conductas de otros paises y que solo destrullen lo que alguna vez fue una unidad cultural

  9. Catalina Heredia dice:

    Cuan reales tus palabras…soy docente de preparatoria en Tijuana y es lucha titanica el intentar convencer a mis alumnos de 15 y 16 de que hay un futuro para ellos y que depende de ellos y su actitud el que sea mejor que su presente…viven solo el momento y este, por lo general, no tiene interes o los deprime. La angustia por las causas mas triviales forma parte de su entorno diario y las razones para vivir la esperanza no se encuentran facilmente. Y lo peor tal vez sea que, gracias a tanta violencia y muerte, para alguno de ellos la vida tiende a solo ser un mero tramite.

  10. Estefanía dice:

    Querida Lydia,

    En primer lugar decirte que es un verdadero honor poder escribirte estas líneas pq eres un ejemplo como ser humano y como mujer.
    En este momento me encuentro leyendo tu libro Memorias de una infamia, y el coraje y la rabia me invaden con todo lo que te ha pasado.
    Soy española y amo tu país, creo que es maravilloso, con una cultura y una historia apasionantes, pero me entristece su corrupción y machismo.
    Además, decirte que hoy te he dedicado un post pq eres mi modelo a seguir.
    Gracias por ser tan valiente y por defender a los que no tienen voz, a los indefensos.

  11. J. Zacarías dice:

    Cuando yo era un joven de prepa de los 70´s los adultos nos veian exactamente como ahora vemos a los jovenes de hoy. Nosotros de pelo largo, pantalones campanas, huaraches y con el signo de peace and love colgado en nuestro cuello. Ellos con los pelos estirados, pintados sus ojos, tatuados y vestidos de negro. La situacion politica de la epoca de Echeverria era tan frustrante como la actual y la corrupcion politica es exactamente igual.
    La supuesta incomprencion de nuestros padres es la misma que nos exijen nuestros hijos.
    Con un buen ejemplo que demos a nuestros hijos como me lo dio mi padre, con unos buenos amigos, buenos libros y buena musica se amortigua el golpe de la supuesta incomprencion que viven los jovenes actuales como la que vivimos los anteriores.
    La comunicacion efectiva es la base de las relaciones con los muchachos.
    Un fuerte abrazo para todos ustedes y en especial para Lydia quien nos ha enseñado el valor como estandarte

  12. gerardo dice:

    NO podia quedar sin comentar algo tan impactante. Supongo que la base de esta forma de pensar, sentirse o ver la vida depende de la educación que te den en la familia, obivo los padres. Generalmente lo facil nos cuesta menos trabajo, es mas facil poner al niño ver televisión que jugar con el, comprale una consola de videojuegos que hablar con el de la sexualidad. Se crece con una falta de cariño, autoestima y mucha importancia personal que es muy dificil abrirse y aceptar lo diferente.

    Felicidades por el Blog :D

  13. jorge alberto solis santacruz dice:

    Tiene usted un foro muy interesante. El liderazgo se lo ha granjeado, sin duda, su lucha intransigente contra el cinismo . Su análisis no parte de cero. La encuesta es dolorosamente reveladora. La joven generación requiere con urgencia atención. Esto es más importante que llenar de policías y armas al país. Hay que darle esperanzas a los jóvenes para sacarlos de las estadísticas del consumo y el sicariato del narco. Esforzar é invertir en mantenerlos dentro de las aulas ya sería un avance. Apoyar la labor de las iglesias que trabajan socialmente sin ayuda gubernamental. Informar y fortalecer los núcleos familiares que atraen a la mesa donde hay comida y diálogo sano con adultos, a jóvenes vulnerables. Ojalá que en ese sentido vayan las conclusiones gubernamentales. Y si no, hay que presionar en ese sentido. Un reconocimiento a su labor. Solicito apoyo con opiniones para fortalecer estas propuestas.Disculpe la invasión.

  14. Lorena dice:

    Estuve leyendo tu blog por que necesitaba argumentos para debatir sobre la pena de muerte. Estas ultimas semanas en la escuela han sido pesimas, debatir no es nada agradable en mi salon de clases. Me parece muy lamentable que la tolerancia ahora es en cierto modo una utopia. Si no te gusta el rock, si eres homosexual, si eres catolicos ; eres ignorante.
    Y si, tiene muchisima razon las ganas de vivir se han ido, en mi no, pero lo veo a diario en las miradas de mis compareños: tan frias y sin esperanza.

    Muchas felicidades por tu espacio.

Deja un comentario

Libros

Twitter