¿Políticos asesinos?

06 noviembre, 2009 por ricardo Publicado en Noticias | 5 Comentarios »

Plan b
Paramilitares mexicanos como en Colombia
Lydia Cacho

No, ni este país, ni usted, ni yo nos merecemos la estrategia implantada por el grupo de elite del municipio más rico de México, Garza García en Nuevo León, al norte de México. Reunieron fondos para la creación de grupos paramilitares cuya misión sería comenzar una “limpieza social de criminales”; trajeron a dos expertos en seguimiento de inteligencia, contraespionaje y tortura que fueron contratados formalmente. Uno de ellos es un chiíta especialista en entrenar francotiradores, otro un exagente del Mossad israelí.
Bajo las narices del Presidente Calderón, han imitado las mismas estrategias que la derecha recalcitrante implantó en Colombia y por las cuales la sociedad, y paradójicamente, las mismas elites siguen pagando caro.
Esto no es un juego de niños, el alcalde Maurico Fernández Garza (del Municipio Garza García) ha declarado que él es la ley irá más allá de sus facultades para combatir al crimen organizado. Esta brabuconería es el detonante de una fascinación por hacer de la violencia y el asesinato un instrumento de Estado.
Resulta comprensible la desesperación de una parte de la sociedad mexicana ante el ambiente de inestabilidad social y terror causado por la guerra antinarco; pero resulta éticamente inaceptable que los políticos y empresarios utilicen recursos públicos y privados para hacer justicia como si este país fuera un circo romano. No lo somos. Somos una patria adolorida por el derramamiento de sangre, por la corrupción endémica del sistema político, pero también somos un país lleno de posibilidades, con millones de personas buenas y honestas capaces de dar la vida por generar un cambio social.
La perversidad de estos grupos que han creado comandos ilícitos debe ser evidenciada; nutren la ira de la sociedad argumentando la necesidad de justicia. Pero la justicia no se alcanza desde la ilegalidad, sino con procesos sociales que transforman a las personas y las instituciones: muchos de ellos ya han comenzado a tomar forma, serán lentos pero darán frutos. La experiencia de Colombia nos ha dado grandes lecciones; el hecho de que ahora las élites mexicanas elijan imitarla es incomprensible.
El peligro aumenta para toda la sociedad en la medida en que el corazón de México entre en guerra contra sí mismo ¿quién es el tribunal y cómo eligen a los culpables? Celebrar la muerte no sólo nos lleva a una fiesta de sangre, sino a la erradicación de la pequeña simiente de estado de derecho al que millones le hemos apostado durante décadas de movimientos pacifistas de derechos humanos.

5 Respuestas a “¿Políticos asesinos?”

  1. El poder por el poder mismo no tiene la mayor utilidad. Esta lección debió quedar bien aprendida por este pueblo regido por dos emperadores, tres dictadores, varias decenas de Presidentes, miles de diputados y senadores, y un partido hegemónico… No, creo que la lección no ha quedado bien aprendida aún, jajaja. En el pasillo de un cambio inevitable, sentir furia y miedo no sirve de nada. Esto es como un camión de la Ruta 10: Nunca se detiene en el sitio donde quiero bajar, jajaja.

    Quienes detentaron para sí el poder, lo perdieron a punta de pistola. Nadie puede permanecer mucho tiempo sentado en un trono de bayonetas, decía Boris Yeltsin… A lo mejor, una de esas se dispara, y la silla cambia de dueño.

    La creación de grupos paramilitares supone graves riesgos: Además de una carga presupuestal doble, se genera poder fáctico, que a la vuelta de la esquina, afecta a la población civil. Sin embargo, y me duele decirlo como abogado, muchas veces la vuelta a la legalidad exige actuar fuera de la ley: Nuestra Constitución prevé un método, y me sorprende que no se haya decretado aún el estado de sitio. Por otro lado, ello sería una medicina extremadamente dura.

    Cuando las palabras pierden su significado, las negociaciones son inútiles; y entonces, el Estado tiene la facultad de emplear cualquier medio para imponer la paz. Si el estado fracasa en su misión de brindar estabilidad, la consecuencia más lógica es que empiezan a formarse sistemas fácticos de justicia: El estado de derecho deja de existir.

    La reforma del estado es apremiante. Cada minuto de retraso, se traducirá en 10 de violencia revolucionaria… Es increíble lo regular de la violencia en este país, jajaja (cada 100 años)

    Saludos, abrazos y besos desde Puebla.

    –Arminius.

  2. Estimada y admirada Lydia. Sigo con profundo interés el desenvolvimiento de sus ideas y propuestas plasmadas en cada texto suyo. Le agradezco su valentía, coraje y determinación para confrontar la densa realidad de México. Después de cada lectura siempre quedo más claro en mi visión y más fortalecido en mis convicciones.
    Le escribo para solicitarle alguna dirección de correo electrónico donde pueda establecer contacto con usted.
    Desde luego, conozco la situación de acoso que ha sufrido; sin embargo, tengo la esperanza de pueda abrir un poco la rendija, sólo para compartirle algunas ideas y una propuesta sobre México y su futuro.
    Reciba mi solidaridad infinita y admiración total.
    Amotinado.

  3. Jose dice:

    Hola Lidia,

    Es la primera vez que entro a tu pagina web. Antes que nada, quiero decirte que como ser humano y como mexicano me siento orgulloso al ver que hay gente como tu que lucha contra la impunidad y los abusos sociales.
    Yo no vivo en México porque ahora estudio fuera del país, pero hoy me siento más fuerte que nunca y sobre todo decidido por el hacer en pro de México y de nuestra sociedad.
    No podemos vivir una vida tranquila, comoda y honesta, sabiendo las necesidades que tiene la gente en nuestro país.
    Hay mucho que hacer, lo primero pienso que es darse cuenta y decidirse a emprender acciones que ayuden a cumplir nuestros objetivos.

    Eres una gran profesional y una gran mujer, gracias por servirme de ejemplo para definir mi camino.

    Saludos y un abrazo!

  4. Luis dice:

    Mis respetos señora por su labor y su lucha.
    Le mandamos un saludo y mucha fuerza desde el sur de Argentina.
    Luis y familia.

  5. ADMIRADA SEÑORA LIDIA NO SOY UN GRAN LECTOR, PERO DE UD. ADMIRO, RESPETO Y APOYO SU VALENTIA, ESTE PAIS NECESITA MUCHA GENTE QUE COMO USTED NO AGACHE LA CABEZA ANTE LA IMPOSICIÓN DE LOS QUE SE SIENTEN DUEÑOS DE MÉXICO Y QUE HIPOCRITAMENTE DICEN SER HONESTOS LA FELICITO POR SU VALENTIA SIGA USTED ADELANTE RECIBA SALUDOS.

Deja un comentario

Libros

Twitter